Buscar este blog

domingo, 21 de mayo de 2017

CEDIO PARED CABINA ASCENSOR

El pasado martes 9 de mayo, se produjo un desgraciado suceso en el ascensor instalado en el edificio de la calle Hermanos Bécquer nº 4, de Madrid. Por causas que aún están siendo investigadas por la Policía Científica, al parecer cedió una de las paredes acristalada de la cabina del ascensor y como consecuencia cayeron por el hueco del ascensor desde una novena planta y fallecieron dos jóvenes de 17 años que en ese momento se encontraban en su interior.

Según se ha publicado, el ascensor se había instalado en el año 2006, se le había realizado la inspección reglamentaria de los cuatro años, en agosto de 2015 mediante una OCA (Organismo de Control Autorizado por la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid), y la última revisión de la empresa mantenedora se había efectuado en abril, sin que ningún defecto se hubiese observado en ambas.

Desde ese día muchos medios de comunicación están facilitando noticias sobre el suceso. Pero es una noticia aparecida en EL MUNDO del jueves 11 de mayo, y que recogen varios medios de comunicación más, la que me ha llamado la atención.

Se dice que la Presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), Dª. Manuela Martínez Torres, pidió ayer que la labor de las empresas de mantenimiento de ascensores sea “inspeccionada por un Organismo de Control Autorizado (OCA”).Las Empresas mantenedoras hacen su trabajo y no les supervisa nadie. Sólo hay una inspección OCA cada cuatro años y, en un parque de ascensores con una antigüedad de más de 20 años, debería hacerse una inspección anual”.  

Sus palabras resultan sorprendentes y cuando menos desafortunadas. La primera petición sobre que la labor de las empresas de mantenimiento de ascensores sean inspeccionadas por una OCA, ella  misma la contesta cuando dice que sólo hay una inspección cada cuatro años. (Lo cual se realiza por normativa mediante inspecciones reglamentarias obligatorias cada cuatro años en ascensores no públicos y cada dos años en ascensores públicos).

Decir que las Empresas mantenedoras hacen su trabajo y no les supervisa nadie, refiriéndose a un suceso con el fallecimiento de dos personas, y cuando el ascensor había sido revisado en abril, podría interpretarse, presumiblemente, como si la Empresa mantenedora no realizara correctamente su trabajo.

Solicitar que las inspecciones de las OCAs sean anuales, presumiblemente, es poner en entredicho la labor de las Empresas mantenedoras en sus revisiones. Y aumentar los gastos por inspecciones anuales en nuestras Comunidades de Propietarios, cuando con ello, posiblemente tampoco se evitarían sucesos como estos.

Las revisiones y las inspecciones están reguladas por el Reglamento de aparatos de elevación y mantenimiento, publicado en el Real Decreto 2291/1985 de 8 de noviembre, así como por la Instrucción Técnica complementaria AEM 1 “Ascensores”, publicada en el Real Decreto 88/2013 de 8 de Febrero, y determina que deben realizarse:

Cada 2 años:     Ascensores instalados en edificios industriales o locales de pública concurrencia.
Cada 4 años:     Ascensores que sirven a más de 4 plantas o más de 20 viviendas.
Cada 6 años:     Ascensores instalados en edificios que no cumplan los apartados anteriores.

Pero es que, además, en el Anexo VI de la Instrucción Técnica complementaria, en su apartado 1.2 dice: "Estas pruebas no deben, por su repetición, provocar desgaste excesivo ni imponer sobrecargas capaces de reducir la seguridad del ascensor. este es el caso, muy particular, de las pruebas en elementos como el paracaídas y los amortiguadores que si son ensayados deben serlo con la cabina vacía y a velocidad reducida...."

Es verdad que todo es mejorable, y prueba de ello es el artículo que el 31 de enero de 2016 publiqué en mi blog solicitando se incluyera en el protocolo de la inspección reglamentaria de la OCA el estado de la instalación eléctrica existente en el cuarto de máquinas del ascensor (para ver el artículo       pulsar aquí ).

Lo que si es cierto es que las inspecciones reglamentarias cada cuatro años se estaban realizando -seguro que gracias al trabajo del Administrador de Fincas que se encargue de la administración de ese edificio- y que las revisiones de la empresa mantenedora también.

El suceso plantea numerosas dudas y preguntas que, al no conocer los hechos concretos, los materiales de los que esta construida la cabina, la sujeción de la pared desprendida, las características del hueco por la que cayeron los jóvenes, etc. se quedan sin respuesta. Y en algunos casos están creado confusión y temor.

Algunas personas me han comunicado que ahora tienen miedo de utilizar un ascensor acristalado de los que están instalados en algún museo o centro comercial. Les digo que no hay motivos para ello, que los ascensores son seguros si pasan las inspecciones y revisiones reglamentarias. Que las empresas mantenedoras realizan su trabajo correctamente, aunque como en todas las cosas de la vida siempre puede surgir algún hecho aislado que provoque un accidente. 

En mis cincuenta y siete años como aparejador y casi treinta y nueve como Administrador de  Fincas colegiado, no recuerdo que se haya producido un desprendimiento de una de las paredes de la cabina de un ascensor y más con fallecimiento de personas. Se han producido sucesos de desprendimientos de cabinas por roturas de cables, atrapamientos de personas por las puertas, o por caida al foso al intentar salir cuando el ascensor queda parado entre dos plantas, se han parado por montarse más de las personas permitidas, etc. Pero nunca como lo que nos ocupa. Más complicado cuando son dos las personas las que caen por el hueco, teniendo en cuenta que un ascensor no es un avión en el que cuando se rompe una parte del fuselaje (cabina), por diferencia de presión se produce una succión de lo que hay en el interior, hacia el exterior.

Lo importante es poder detectar las verdaderas causas que han originado el desprendimiento y revisar en todos los ascensores de esas características que están en funcionamiento si tienen el mismo problema, para en su caso corregirlo y evitar futuros accidentes.

Para saber las verdaderas causas de lo sucedido, y pedir o tomar acciones en consecuencia, habrá que esperar a que la Policía Científica y los peritos hagan su informe para que el Juzgado, a la vista de las diligencias, se manifieste.



3 comentarios:

  1. Como siempre, magnífico artículo de actualidad. Coincido en la defensa de las empresas de mantenimiento y de las OCA´s.Digo lo mismo, en más de veinticinco años de profesión en la administración de fincas, jamás he tenido noticias de accidente similar.Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues como trabajador del gremio de ascensores, quiero darle las gracias por su artículo. Me ha demostrado dos cosas. Primera que se ha tomado la molestia de contrastar informaciones y consultar la normativa de aplicación. La segunda, y mas importante, que conoce usted su oficio. Esto último que parece una obviedad, es la lacra que nos invade en la actualidad y que seguro que usted con su amplia experiencia sabe perfectamente de lo que le hablo.
    El gremio del ascensor al que pertenezco, está consternado y no da crédito a lo sucedido, por lo que estamos expectantes por conocer mas detalles de lo que puede haber sucedido.
    Como usted bien dice, todo es mejorable, y en mi opinión hay mucho, pero que mucho margen de mejora. Sin querer eludir responsabilidades, solo voy a lanzar una pregunta al aire ¿alguien se ha preocupado en analizar los precios en los que se están moviendo en la actualidad los mantenimientos en los ascensores? Ahí queda mi reflexión que quiero quede muy claro que la hago, como el resto del texto, a título personal, puesto que hoy en día, hablar de precios a nivel empresarial es poco menos que un delito.
    Un saludo.

    Fdo.: José Luis Colilla Ramírez



    ResponderEliminar
  3. Gracias José Luis por tu comentario. En mis artículos procuro contrastar las informaciones y documentarme antes de publicarlos. En cuanto a mi profesión, a lo largo de 39 años. siempre me ha preocupado estar informado y formado sobre todo lo relacionado con ella. Así como defender a las Empresas y similares que colaboran con nosotros... siempre que demuestren su profesionalidad.
    Efectivamente tienes razón al decir que hay dos problemas que afectan a todas las profesiones y oficios: La falta de preparación y formación en muchos casos. El que todo vale y no merece la pena intentar la perfección en el trabajo bien hecho. Y luego está el tema de los honorarios y costos.
    La sociedad en general, y mucho más en las Comunidades de Propietarios, creo que , como se suele decir, han perdido el equilibrio entre lo que exigen/piden y lo que quieren pagar. Hay que dar lo mejor aprecio casi cero. La crisis económica, entre otras cosas, vino por subir el precio de los pisos de forma irresponsable, pero puede venir, o está casi ahí, otra crisis por querer bajar lo que se paga por debajo de costos, y sin valor el trabajo bien hecho. En algunas Comunidades le pagan a su Administrador mensualmente menos que al suplente del portero en fines de semana.

    ResponderEliminar