Buscar este blog

domingo, 17 de mayo de 2020

¿Deberían abrir las piscinas de las Comunidades de Propietarios este verano? 2ª parte

Recomendaciones para la apertura de la actividad en las piscinas tras la crisis del COVID-19

EL Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha publicado el pasado 14 de mayo de 2020 un documento en el que establece las recomendaciones sanitarias mínimas para la apertura de las piscinas definidas en el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, y en el que se incluyen las piscinas existentes en las Comunidades de Propietarios.

En el mencionado documento se establecen los criterios técnico-sanitarios que deben reunir las piscinas públicas y comunitarias, con el fin de minimizar el potencial de transmisión de COVID-19 y proporcionar un ambiente seguro y saludable en estas instalaciones.

Se han tenido en cuenta las recomendaciones de los expertos, de las autoridades competentes de las Comunidades y Ciudades Autónomas así como las recomendaciones del sector de la piscina.

Los puntos más importantes del documento y que nos afectan a los Administradores de Fincas colegiados y a nuestros administrados son los siguientes:

Muy importante: Las piscinas no se abrirán al público hasta la tercera fase de la desescalada en España -al paso que va Madrid será largo-, y luego cuando lo decida la propiedad.

Conviene saber respecto al VIRUS SARS-COV-2, que es el responsable del COVID-19 (en adelante COVID-19) lo siguiente:   
·      Dadas las características y las vías de transmisión conocidas para el SARS-CoV-, el buen funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuada (por ejemplo con cloro y bromo) de piscinas, jacuzzis o balnearios deberían inactivar el COVID-19.
·      Esto implica que el principal riesgo de las piscinas debido al virus SARS-CoV-2 no es el agua.
·   Los dos principales riesgos son las interacciones interpersonales sin respetar las distancias mínimas de seguridad y no realizar una limpieza y desinfección adecuadas de las superficies de las zonas comunes.

Es necesario saber cómo se transmite el virus:
Principalmente por dos medios:
·      Transmisión por gotas: ocurre cuando una persona se encuentra en contacto cercano (a menos de 2 metros) con alguien que presenta mayoritariamente síntomas respiratorios (por ejemplo, tos o estornudos).
·      Transmisión por fómites: Conviene saber los estudios sobre su supervivencia en diferentes materiales y los factores ambientales que pueden influir en ella. En los materiales que pueden encontrarse habitualmente en las piscinas se ha observado que:
· en acero inoxidable fue de 48 horas,
· en plástico de 72 horas mantenidas las condiciones a 21-23 ⁰C y 40% de humedad relativa.
En condiciones controladas de laboratorio:
· no se detecta el virus después de 3 horas en superficie de papel.
· de 1 a 2 días en madera, ropa o vidrio,
· más de 4 días en billetes de dinero.
En cuanto a la influencia de la temperatura, se observa que el virus es más termolábil a medida que aumenta la temperatura.

Nota (Wikipedia): Un fómite es cualquier objeto carente de vida o sustancia que, si se contamina con algún patógeno viable, tal como bacterias, virus, hongos o parásitos, es capaz de transferir dicho patógeno de un individuo a otro. Por eso también se les denomina "vector pasivo".1Las células de la piel, el pelo, las vestiduras y las sábanas son fuentes comunes de contaminación en los hospitales.

Medidas a adoptar antes de la reapertura de la instalación:
·       Prevención de riesgos laborales para socorristas y trabajadores: Cada ayuntamiento o titular de la instalación elaborará o actualizará el protocolo con todas las medidas en materia de prevención de riesgos laborales. Estas medidas incluyen: evaluar el riesgo de cada puesto de trabajo, proporcionar información y formación sobre cómo prevenir el contagio, distanciamiento físico de 2 metros, reforzar la higiene personal de lavado de manos e higiene respiratoria, limpieza y desinfección de los espacios y superficies y, en ciertas situaciones, el uso de equipos de protección.
·      Ventilación de espacios cerrados: Es importante la ventilación de los espacios cerrados, tales como vestuarios y baños, botiquín y salas técnicas. Se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área.
·      Limpieza y desinfección de mobiliario: Debemos diferenciar entre la finalidad de la limpieza, como medio de eliminar suciedad e impurezas; de la desinfección, destinada a eliminar o reducir significativamente la carga microbiana de las superficies. Por ello, es muy importante que se realice una exhaustiva limpieza antes de proceder a la desinfección, ya que ésta carece de eficacia si la superficie no ha sido previamente desprovista de suciedad que puede servir de refugio a los microorganismos.

Es importante tener en cuenta lo siguiente:
1º. Identificar los diferentes equipos, materiales o instalaciones susceptibles de limpieza o de desinfección, como por ejemplo: vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, material auxiliar de clases, vestuarios, rejilla perimetral, botiquín, filtros de aire, paredes, taquillas, y cualquier otro en contacto con los usuarios, que forman parte de la instalación.
2º. Enumerar los utensilios empleados (cepillo, fregona, escoba, mangueras a presión, maquina barredera, etc.), así como los productos utilizados en cada caso. Estos deberán ser sometidos a un proceso de desinfección después del uso.
3º. Debe aportarse la ficha de datos de seguridad, recomendaciones y medidas para un almacenamiento seguro de los productos empleados, siempre fuera del alcance de los usuarios y respetando las precauciones indicadas en el etiquetado. Es conveniente que dicha documentación esté siempre disponible y al alcance de los operarios durante dichas tareas.
4º. En el caso de instalaciones cubiertas y/o climatizadas, bañeras de hidromasaje, etc. se incluye también la prevención y control de Legionella según su propio procedimiento.
5º. Se recomienda la apertura secuencial de los grifos de duchas, fuentes, lavapiés, bar y servicios, dejando correr el agua para que se renueve toda la que había quedado retenida en las tuberías.

Medidas a adoptar tras la reapertura de la instalación:
No hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis o spas.

Medidas básicas:
1º. Cumplimiento de la normativa vigente nacional, autonómica o local relativa a estas instalaciones.

2º. Los usuarios y trabajadores de estas instalaciones tienen la responsabilidad de prevenir el contagio de la enfermedad poniendo los medios oportunos para evitar contagiar y ser contagiados. Por ello, todo usuario y/o trabajador de estas instalaciones deberá observar las medidas de distancia social y el resto de medidas recomendadas.

3º. Las personas vulnerables también podrán hacer uso de estas instalaciones, siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo rigurosas medidas de protección.

4º. Todas las operaciones correspondientes que se lleven a cabo, debido al COVID-19 deberán quedar anotadas y descritas en los registros correspondientes, como operaciones ante situación excepcional de cierre por alerta sanitaria, dentro del documento de autocontrol de la instalación.

Medidas de aforo y control de accesos:
1º. El acceso de los usuarios a las instalaciones se realizará teniendo en cuenta su aforo y siempre respetando la posibilidad de que dentro de la misma se asegure una distancia preventiva mínima de al menos 2 metros. Estas medidas se aplicarán especialmente en la zona de recepción, los vestuarios y duchas y guardando la distancia entre taquillas mediante el cierre de algunas de ellas.

2º. Se propone como medida restrictiva de aforo al menos doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en los espacios cubiertos. Estas medidas son indicativas, dependiendo de la configuración de la piscina y de la zona pública podrán establecerse medidas más restrictivas para asegurarse el distanciamiento social.

Para el acceso, dibujar o colocar bandas en el suelo de recepción que marquen las distancias mínimas entre personas (2 metros) que esperan en el mostrador. Poner las mismas indicaciones de mantener esa distancia en la puerta de entrada.

3º. La venta de abonos y entradas debe limitarse proporcionalmente al aforo permitido y definido en el punto 2º

NOTA IMPORTANTE: El sábado 16 el Ministro de Sanidad publicó en el B.O.E. la Orden SND/414/2020 en la que en en Capítulo X, establece las condiciones para la reapertura al público de las piscinas recreativas y uso de las playas en fase 2 . En sus artículos 44 y 45 indica la condiciones de reapertura y medidas de higiene y prevención aplicable a las piscinas recreativas.

En su artículo 44 aún restringe más la capacidad del aforo máximo permitido ya que será del treinta por ciento de la capacidad de la instalación.

Si ya la superficie a utilizar en el recinto fuera del vaso de agua se tenía que dividir por 4 m2 por usuario. lo que nos daría el aforo. Ahora hay que reducirlo al 30%.

Para el acceso a la piscina se organizarán horarios por turnos, fuera de los cuales no se podrá  permanecer en el recinto.  - Estimados compañeros a ver cómo se organizan los turnos en nuestras Comunidades con esas capacidades , si es difícil en la fase 3, es casi imposible en la fase 2 -

4º. Una vez completo el aforo establecido, el usuario no podrá acceder a la instalación hasta que no salgan otros usuarios. Será el socorrista o el personal que designe el gestor de la instalación, el responsable de supervisar el número de bañistas en cada uno de los vasos y restringir los accesos a los mismos y de acuerdo con la legislación vigente en cada Comunidad Autónoma.

5º. En el caso de que la barrera de acceso sean tornos y sea necesario tocarlos con las manos/piernas, es preferible tenerlos bajados o tocarlos con la ropa.

6º. Si la instalación lo permite, utilizar una puerta de entrada y otra de salida para intentar evitar al máximo los cruces.

7º. Reorganizar el aparcamiento de la instalación de manera que se asegure la distancia mínima de seguridad de 2 metros.

Medidas generales para usuarios:
Se pondrá a disposición de los usuarios:

1º. Sistemas para la desinfección de manos a la entrada de la instalación. Se recomienda incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado a la entrada de la instalación y uso de calzado exclusivo dentro de la misma.

2º. Una bolsa de plástico para material desechable que deberá depositar convenientemente cerrada en un cubo de basura (con tapa y pedal) a la salida de la instalación.

3º. Se favorecerá el pago con tarjeta de crédito o a través de aplicaciones móviles. Tras la utilización por el usuario extremar las medidas de limpieza y desinfección del datáfono como la incorporación de guantes o bolsas que serán desinfectadas adecuadamente después de cada uso.

4º. Mensajes de prevención mediante carteles y/o megafonía. Todo el personal reforzará su higiene de manos mediante el lavado frecuente con agua y jabón y el uso de geles hidroalcohólicos.

Ventilación de espacios cerrados:
Antes de la apertura diaria de la piscina:

1º. La ventilación diaria deberá incrementarse, recomendando, siempre que sea posible, mantener una ventilación continuada de los espacios cerrados, tales como vestuarios, baños, botiquín y salas técnicas.

2º. Se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área, antes de realizar la limpieza y desinfección de la misma.

3º. En el caso de que la ventilación se proporcione a través de medios mecánicos, estos deben conservarse en buen estado de mantenimiento, limpieza y grado de desinfección adecuado.

MEDIDAS EN LAS ZONAS DE ESTANCIA O DE TRÁNSITO DE LOS BAÑISTAS:
Se debe establecer una distribución espacial para garantizar la distancia de seguridad de al menos 2 metros entre los usuarios mediante señales en el suelo limitando los espacios. Todos los objetos personales como toalla, botes de crema, calzado de uso exclusivo para las piscinas, mochilas, etc. deben permanecer dentro del perímetro de seguridad establecido, evitando contacto con el resto de usuarios.
(Equivalente a 4 m2/usuario, tanto para el aforo del vaso de la piscina como la zona de recreo).
Se deberá realizar:
1º. Limpieza y desinfección de las zonas de estancia y de tránsito de los bañistas, al menos 2 veces al día, haciendo especial hincapié en las zonas más frecuentadas, vestuarios, aseos, taquillas, duchas y lavabos.

2º. Limpieza y desinfección del mobiliario utilizado por los usuarios después de cada uso..

3º. Se valorará instalación por instalación, la posibilidad de prohibir el uso de tumbonas o hamacas para evitar posibles contagios o separarlas 2 metros siempre y cuando se garantice que su uso no es compartido y que se garantice su adecuada desinfección.

4º. Nunca mezclar cloro con detergentes u otros productos de limpieza.  

5º. En aquellas superficies en contacto con las manos de los usuarios se deberá llevar a cabo una limpieza y desinfección más frecuente (pomos de las puertas de vestuarios, baños o duchas, barandillas, etc.).

6º. Se intensificará, adecuadamente en función de su uso, la limpieza de los aseos y se deberá verificar que, en todo momento, estén dotados de jabón y/ o soluciones hidro-alcohólicas, papel desechable y que disponen de papeleras con tapadera y pedal, las cuales se vaciarán frecuentemente. Además, es recomendable que se coloque en lugar visible (por ejemplo, en espejos, pared frontal del lavabo) un cartel informativo con el correcto lavado de manos.

7º. Vestuarios: Se reducirá el aforo de los vestuarios y se organizará su distribución de forma que se pueda mantener la distancia interpersonal mínima de 2 metros.

8º. Se recomienda la clausura de las duchas de los vestuarios durante las fases de desescalada.

9º. En un primer momento, se prohibirán la realización de deportes colectivos, reuniones de más de 10 personas y la utilización de todo tipo de infraestructuras como parques de juego e instalaciones deportivas.

10º. Se recomienda la clausura de las fuentes de agua durante las fases de desescalada.

11º. En piscinas cubiertas, se seguirán las recomendaciones anteriormente citadas para espacios cerrados.

Toboganes, zonas deportivas y zonas de juego:
Se precintarán las zonas deportivas y zonas de juego dentro de las instalaciones de las piscinas hasta la correspondiente fase de desescalada establecida para dichas zonas.

Impartición de clases y actividades: 
Se considerará y adecuará una vuelta progresiva de los cursos y escuelas, actividades acuáticas, clases colectivas y servicios en función de las distintas fases de desescalada, respetando siempre el distanciamiento social definido en cada caso y establecidas para cada región, de acuerdo con las autoridades competentes .

CONCLUSIONES:
1º. Los riesgos asociados al COVID-19 están relacionados con la interacción entre personas que acuden a las piscinas. Las medidas más eficaces para evitar la transmisión del virus son el distanciamiento social y el refuerzo de la higiene de manos y respiratoria.

2º. La limpieza y desinfección diaria de superficies y zonas comunes es fundamental para evitar la propagación del virus.

3º. Para eliminar el virus hay que mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfectante residual en el agua de los vasos y duchas.

4º. Para prevenir la transmisión del virus los usuarios y los trabajadores deben cumplir las medidas de distancia social, cumplir las normas de higiene y aplicar los criterios técnicos de mantenimiento, limpieza y desinfección.

5º.Nota particular: El andén perimetral al vaso de la piscina se utilizará exclusivamente para realizar el acceso y la salida de los usuarios del vaso de la piscina, no pudiendo permanecer en él para otros fines. Tendrá que ser una zona libre de paso, no pudiendo tumbarse para tomar el sol, colocar toallas, etc.

A la vista de las recomendaciones elaboradas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para la apertura de la actividad en las piscinas tras la crisis del COVID-19 y teniendo en cuenta lo siguiente:

·      No todas las piscinas comunitarias tienen socorrista para su utilización.
·      Las piscinas comunitarias carecen de control de acceso a sus instalaciones.
·      En la gran mayoría de los casos, la zona exterior al vaso dedicada para el uso y disfrute de los bañistas es muy pequeña en relación con el número de propietarios y familiares de la Comunidad que deseen utilizarla, por lo que el aforo en las circunstancias actuales aún haría más complicado el poder utilizarlas. (Dividir la superficie de estancia en la piscina por 4, lo que nos da el aforo y al resultado aplicar el 30% para calcular el aforo máximo permitido). 
·      En las Comunidades de Propietarios será muy difícil poder restringir el aforo, dado que no se venden entradas como en las piscinas públicas y todos los usuarios reclamarán los mismos derechos a su uso.

 Por otra parte habrá que tener en cuenta los plazos posibles para la apertura :
·      En las mejores circunstancias a Madrid se le podría dar el pase a la fase 1 el 25 de mayo.
·      En la fase 2 se tendría que estar desde el 8 al 21 de junio
·      La fase 3 le correspondería a partir del 22 de junio.
·      Las Empresas mantenedoras de las piscinas indican que la puesta en marcha y adaptación a las nuevas circunstancias, no serían inferiores a un mes. (Se puede correr el riesgo de empezar a preparar las instalaciones antes y que por cualquier circunstancias se decida oficialmente que no se pueden abrir o se retrase mucho la apertura)
·      En el mejor de los caso, suponiendo que no existan demoras por aumento de infectados u otras circunstancias, se estaría a finales de julio. Salvo que los representantes de la Comunidad, aprueben correr el riesgo de un gasto aunque exista la posibilidad que el Gobierno ordene que no se pueden abrir por alguna circunstancia, y contrate a la Empresa mantenedora y al socorrista para que empiece a preparar la piscina en fase 2. Entonces se podría abrir a primeros de julio.

Dificultades no previstas:
·      La dificultad para cumplir con los aforos del vaso de piscina y zonas de descanso.
·      Que es probable que sólo se pueda utilizar, en el caso más favorable, sólo un mes o mes y medio.
·  Que la toma de decisiones para su apertura será complicada dada la imposibilidad de celebrar reuniones de juntas generales.
·      Igual ocurrirá con la aprobación de aumento de las partidas presupuestarias para el servicio de piscina pues los costos de instalaciones extras, mantenimiento e inspecciones sanitarias serán más elevados que los previstos
·  Los vestuarios, taquillas, duchas, aseos y lavabos deberán permanecer cerrados ante la imposibilidad de una desinfección conforme se utilicen.
·      Algunos usuarios ante una emergencia de aguas menores y teniendo que ir a su casa para evacuar es probable que se den un baño en la piscina.

A la vista de todo ello, considerando todo lo anterior parece lógico y lo más prudente, para evitar posibles contagios y problemas de convivencia, que ESTE AÑO LAS PISCINAS COMUNITARIAS PERMANEZCAN CERRADAS. 

Reitero lo dicho en mi anterior artículo: Las partidas presupuestarias previstas en los presupuestos anuales de la Comunidad se podrán utilizar para otras partidas extraordinarias que puedan surgir como consecuencia del estado actual, donarlas a Caritas Española en su totalidad o en parte para atender a personas necesitadas o dejarlas como un fondo para imprevistos y no tener que pasar derramas extraordinarias en las circunstancias económicas que se avecinan.

Ya habrá tiempo de reflexionar, acordar y regular lo más conveniente según las circunstancias que tengamos el próximo verano.

lunes, 11 de mayo de 2020

¿Deberían abrir las piscinas de las Comunidades de Propietarios este verano?

Según se acerca el verano, crece la preocupación entre el colectivo de Administradores de fincas colegiados que cuentan con piscinas comunitarias entre sus Comunidades de Propietarios.
Actualmente, las zonas comunitarias de éstas se encuentran cerradas por orden gubernamental, permitiéndose sólo la entrada al personal de limpieza y mantenimiento.
En época estival, las piscinas comunitarias suelen ser fuente de conflictos de convivencia por diversos incumplimientos de las normas acordadas por los propios Copropietarios o por los Estatutos comunitarios.

Este verano, en que muchos de los que viven en una Comunidad de Propietarios no van a poder, o no querrán, ir de vacaciones a la costa, la montaña o a su segunda residencia, los conflictos entre usuarios de piscinas comunitarias se verán incrementados.

De ahí la preocupación del colectivo de Administradores de Fincas colegiados: ¿El coronavirus se transmite a través del agua de la piscina? Si la respuesta es afirmativa no hay problema, piscina cerrada. Pero aunque no se transmita, ¿es conveniente su apertura este verano?

El pasado 16 de abril el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), envió una carta al Consejero de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), D. Enrique Ruiz Escudero, solicitando un informe sobre el tratamiento que se debería dar a los problemas que se nos plantean y que en resumen son los siguientes:
  • Desde el punto de vista sanitario
  • Desde el punto de vista del uso de la piscina
  • En relación con las normas de uso de la piscina y los usuarios,

Solicitando a la Consejería de Sanidad de la CAM las aclaraciones y normas para solventar estas cuestiones:

1.- Determinación de los nuevos procesos sanitarios a establecer, como consecuencia del COVID-19, tanto en el tratamiento de las aguas, como en el mantenimiento y desinfección de las instalaciones.
2.- Determinación de los aforos en las instalaciones, indicando la forma de control del mismo y la responsabilidad de su incumplimiento.
3.- Determinación de las normas de los usuarios, para la utilización de la piscina.

A día de hoy no se ha recibido ninguna respuesta.

Igualmente, en términos similares, el pasado 30 de abril, el Presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAF), se dirigió a la Directora General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, para que se regule a nivel nacional  la idoneidad o no de la apertura de las piscinas comunitarias, así como de las condiciones en las que se podría hacer uso de las instalaciones de las mismas.
Tampoco se ha recibido contestación.

Por otra parte, el viernes día 8 de mayo, en Antena 3, se entrevistó a la científica española experta en coronavirus, Dª Isabel Sola Gurpegui, una de las personas que más sabe de coronavirus en España y codirectora del Centro Nacional de Biotecnología, adscrito al CSIC, único laboratorio de España que investiga con los coronavirus.
En la entrevista, la presentadora, Dª. Susana Griso, le preguntó si el coronavirus se podría propagar a través del agua del mar o de las piscinas.
La Doctora contestó que el agua del mar, por su salinidad, no era probable que fuera un elemento transmisor.  Y en referencia al agua de las piscinas, por el contenido en cloro y otros productos que se agregan para depurarlas, no inocularían el virus.
El problema no radica en la propia agua del mar o de las piscinas. El problema se encuentra fuera del agua e incluso dentro por el contacto entre las personas y el riesgo de contagio.
Respecto a que si el calor podría debilitar los efectos del coronavirus, se manifestó diciendo que el calor debería debilitarlo, aunque las personas en esa época hacemos más vida al aire libre, lo que equilibra negativamente la debilidad del virus.
A la pregunta de cuáles son los efectos más negativos del virus dijo:
  • La gran transmisión entre las personas.
  • La gran capacidad que tiene para hacerlo entre personas que aparentemente no tienen síntomas.
En cuanto a los efectos positivos:
  • Que el 80% de los casos de afectados tenían síntomas leves.
  • Que sólo el 20% de los casos de afectados tenían síntomas más graves.
A la vista de todo lo anterior, y teniendo en cuenta estos aspectos (recogidos por el Presidente del CGCAF en su escrito al Ministerio de Sanidad):
  • El órgano competente para adoptar este tipo de decisiones (abrir o no las piscinas comunitarias) es la Junta General de Propietarios. Y en las circunstancias actuales va a resultar imposible reunir estos órganos dadas las restricciones existentes como consecuencia del estado de alarma.
  • Las Comunidades de propietarios no disponen de un servicio de control de acceso, y en el caso en que exista socorrista, hay que tener presente que no es una labor propia de su categoría profesional vigilar, además, el acceso al recinto.
  • El uso de otras instalaciones adjuntas (vestuarios, servicios, lavabos) necesitan un control específico, siendo necesario intensificar su limpieza y desinfección.
  • -Se podría añadir que en el supuesto de producirse uno o varios contagios graves de coronavirus, como consecuencia del uso de la piscina, ¿de quién sería la posible responsabilidad?-
parece lógico y lo más prudente, para evitar posibles contagios y problemas de convivencia, que ESTE AÑO LAS PISCINAS COMUNITARIAS PERMANEZCAN CERRADAS. 

Las partidas presupuestarias previstas en los presupuestos anuales de la Comunidad se podrán utilizar para otras partidas extraordinarias que puedan surgir como consecuencia del estado actual, donarlas a Caritas Española en su totalidad o en parte para atender a personas necesitadas o dejarlas como un fondo para imprevistos y no tener que pasar derramas extraordinarias en las circunstancias económicas que se avecinan.

Ya habrá tiempo de reflexionar, acordar y regular lo más conveniente según las circunstancias que tengamos el próximo verano.