Buscar este blog

domingo, 25 de marzo de 2018

¿Arquitecto de la casa? ¿Negocio o ayuda?

Arquitecto de la casa" es el " título con el que el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha presentado su "primera" campaña de concienciación ciudadana, con el objetivo de sensibilizar sobre la necesidad, y las ventajas, de conservar los edificios de forma permanente, siendo los más cualificados para ello los arquitectos especializados.

Los Administradores de Fincas colegiados estamos acostumbrados a que, prácticamente todas las semanas, por no decir que casi todos los días, a nuestros despachos nos lleguen propaganda o visitas de comerciales con ofertas estupendas para ahorrarnos trabajo, ayudarnos en nuestra labor o simplemente para decirnos que son las mejores ofertas para las Comunidades que administramos y como consecuencia para nuestros administrados, que son los que van a pagar todo lo que venden. El título de este artículo también me lo recuerda.

Cuando comencé a administrar fincas en el año 1978, prácticamente ninguna Comunidad de Propietarios se planteaba hacer obras en sus fachadas o cubiertas, salvo por alguna rotura puntual o gotera. Solo a partir del año 2.000, cuando el Ayuntamiento de Madrid, a toda prisa, creó la Inspección Técnica de los Edificios (ITE), se empiezan a revisar los edificios y comienza en serio su conservación.

Digo que la ITE se creó a toda prisa porque algunos dicen que se hizo como consecuencia de una piedra que cayó de la fachada del teatro Calderón matando a una chica y al poco tiempo la caída de la marquesina del cine Bilbao. Se comenta que es cuando el Ayuntamiento de Madrid decide que, como el nivel de conservación e inspección de los edificios corresponde a sus propietarios, crean la ITE. 

Si antes de ello los edificios se conservaban por roturas, a partir de ahí empieza a ser por rotura y/o decreto.

Mi padre fue sastre -de los que entonces nos hacían los trajes a medida-. Un sastre excelente y famoso entre los de su gremio y sus clientes, que tenía su sastrería en la ciudad de Tetuán -la antigua Capital del Protectorado de España en Marruecos-, y cuando España dio la independencia al Protectorado a favor del Reino de Marruecos, al igual que muchos españoles residentes allí, se vino a Madrid donde siguió trabajando en su casa a la cual, al enterarse, acudían muchos de sus antiguos clientes afincados en la Capital.

Cuando alguno de sus clientes, le decía que porqué no ampliaba su negocio añadiendo los arreglos de trajes (ensanchar, estrechar, adaptar para el hermano menor o el hijo), más de una vez le oí decir: "eso sería como rebajar mi categoría profesional; yo soy un sastre de confección a medida".

Pues algo parecido le había ocurrido a los arquitectos... hasta ahora. El mantenimiento, la conservación y la rehabilitación han sido los familiares pobres de la arquitectura. Para algunos, o muchos, parecía que el dedicarse a ello era rebajar su categoría profesional.

Cuando en el año 2.000 el Ayuntamiento de Madrid implantó la obligación de realizar las Inspecciones Técnicas a los Edificios (ITE) catalogados como protegidos, a los Administradores de Fincas colegiados nos costó mucho encontrar arquitectos que quisieran hacer esas inspecciones -entonces el boom del ladrillo estaba en pleno apogeo y la crisis ni se sospechaba de ella-. Muchos tuvimos que recurrir a los aparejadores y Arquitectos Técnicos para hacerlas. Me consta que a lo largo de esos primeros años de ITEs, algunos de esos Técnicos de nivel medio hicieron cerca de 300 ó 400 inspecciones.

El Ayuntamiento de Madrid comenzó obligando a realizar las ITEs a los propietarios de edificios que tuvieran algún nivel de protección 1, 2 ó 3, (creo que eran unos 28.000), y dada la falta de información, la poca predisposición de los propietarios, los pocos técnicos para realizarlos y las escasas empresas con experiencia en rehabilitación para subsanar los defectos detectados en ellas, se tuvo que prolongar la fecha de la primeras inspecciones, creo que hasta junio de 2001. Año en el que le tocó el turno a los edificios incluidos en el Centro Histórico de Madrid y a los de los Centros Históricos Periféricos. En 2.002 fueron los edificios construidos antes de 1940, no incluidos entre los anteriores, y así sucesivamente hasta 2010, que correspondía a los construidos en 1979 y la segunda inspección de los del año 2000

Los Administradores de Fincas colegiados que permanecemos durante años administrando algunas Comunidades de Propietarios hemos podido constatar, transcurridos 10 años desde que se hicieron las primeras inspecciones, como al tocarle hacer la segunda inspección (se hacen cada diez años), los defectos detectados en ellas eran muy inferiores o casi nulos, en relación con la mayoría que existían en la primera inspección.

Según los datos expuesto por la Plataforma Arquitectura en su artículo, "arquitecto de la casa", y aportados por el COAM, "el 55% de los edificios de la ciudad de Madrid fueron construidos antes de 1900, y según datos del Departamento de ITE del Ayuntamiento de Madrid, el 44% de las ITE presentadas hasta 2011 resultaron desfavorables".

"Igualmente manifiestan que las lesiones se duplican en el centro de la capital española, siendo los dos principales agentes patógenos el agua y los factores humanos, presentando el 30% de los edificios lesiones derivadas de un mantenimiento insuficiente o nulo, uso indebido u obras incorrectas, ascendiendo a un 50% en los edificios del centro de Madrid."

¿Les parecen raros esos datos? ¿Que unos edificios con más de cien años de antigüedad y con un mantenimiento insuficiente o nulo (solo por rotura) presenten anomalías por daños de agua en las cubiertas o zonas húmedas de cocinas y baños? ¿Ahora se dan cuenta que los edificios no se conservan solos?

Mi buen amigo el periodista Juanjo Bueno, en un artículo publicado en el blog de los Administradores de Fincas de Madrid, ha lanzado, a mi parecer, muy tímidamente alguna pregunta al respecto: ¿Por qué el arquitecto y no el administrador de fincas debe cumplir esta tarea? -la de conservar el edificio-

Les recuerdo que según el Código Técnico de la Edificación, en su artículo 8.2 Uso y conservación del edificio, en el apartado 2 a) dice: Llevar a cabo el plan de mantenimiento del edificio, encargando a técnico competente las operaciones programadas para el mantenimiento del mismo y de sus instalaciones. Operaciones que corresponden a la propiedad de los edificios, pero que hasta la fecha no se les ha ocurrido mencionar al colectivo de arquitectos.

Por otra parte, según el artículo 20 de la Ley de Propiedad Horizontal, corresponde al administrador:

a) Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares.
c) Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.
d) Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.

Hasta la fecha y durante muchos años, el colectivo de Administradores de Fincas colegiados ha sido el encargado de la conservación y mantenimiento de los edificios que administraban. Encargando, cuando era necesario y conveniente, la intervención de un técnico competente que resolviera la forma de subsanar las deficiencias que se presentaran en los edificios, para contratar las correspondientes obras o presentar los informes solicitados por Organismo Oficiales.

Parece buena idea la de concienciar a la sociedad de la importancia de mantener en buen estado los edificios, cosa que, por otra parte, ya se encargan los Organismo Oficiales de recordarles con las numerosas, más de diez, inspecciones que deben realizar los propietarios de edificios.

Lo que no se termina de comprender es el alcance de esta propuesta/noticia. ¿Las Comunidades de Propietarios deben contratar una especie de "iguala" con un arquitecto determinado para que conserve su edificio mediante unas visitas periódicas, en plan preventivo de la aparición de defectos? ¿Durante cuanto tiempo se les debe contratar? ¿Cual sería el precio de esas intervenciones? ¿Cuántas visitas van a realizar anualmente al edificio? ¿Cuando se produzca una avería, gotera, etc. le van a llamar a él primero o al Administrador de la Finca?

Tampoco se puede olvidar que, hasta ahora, la mayoría de los arquitectos se han desentendido o no han querido actuar en intervenciones de mantenimiento, conservación o rehabilitación parcial o puntual de edificios. Así como que la rehabilitación, actualmente, no es una asignatura importante en la carrera de arquitectura, y que se considera como una asignatura opcional, las vulgarmente llamadas "marías". Por lo que, presumiblemente, la mayoría de los técnicos que se titulan en la Escuela no pueden ser muy expertos y los veteranos, si nunca se han involucrado con el mantenimiento y la conservación... (Ver artículo publicado en el blog pulsando  aquí )

Además en todo nuestros despachos existe una lista de empresas, autónomos y profesionales (arquitectos, aparejadores/arquitectos técnicos, ingenieros, abogados, etc.) a los que recurrimos cuando hay que resolver alguna incidencia u obras en algún edificio de nuestras Comunidades para que nos asesoren, informen o actúen de urgencia, si con los técnicos de nuestras plantillas del despacho no podemos resolver.

Plantillas de "colaboradores" que con el transcurso del tiempo y por su buen hacer, profesionalidad, seriedad y honorarios ajustados, demostrado en actuaciones anteriores, se van ganando nuestra confianza y la de las Comunidades que administramos.

Todo ello sin olvidar que en nuestro Colegio de Administradores de Fincas de Madrid existen de forma gratuita para sus colegiados, unas asesorías profesionales diversas como las de arquitectura, industrial, laboral, prevención de riesgos laborales, jurídico-tecnica, fiscal-contable, seguros, gestión empresarial, LOPD, etc. a la que podemos acudir para que nos asesoren en todos aquellos campos de sus competencias.

Arquitecto de la casa, me pregunto: ¿es una ayuda para la sociedad, nuestros administrados en general, o más bien se puede presuponer que es una forma de negocio para el colectivo de arquitectos?

domingo, 11 de marzo de 2018

El programa de ayudas a la rehabilitación energética edificios existentes (PAREER II) ¿es para las Comunidades de Propietarios?

En mi anterior articulo comentaba que en la jornada celebrada el pasado 21 de febrero, sobre "Rehabilitación de Edificios y Cambio Climático" en el salón de actos del Instituto de la Ingeniería de España,. durante la ponencia de D. Fernando García Mozos, Jefe del Departamento de Domésticos y Edificios de la Dirección de Ahorro y Eficiencia Energética (IDAE), me llamaron la atención dos noticias. La ya comentada sobre el informe de evaluación de los edificios (IEE) y la otra sobre el contenido del programa de ayudas para la rehabilitación energética de edificios existentes (PAREER II). En esta ocasión nos vamos a referir a esta segunda.

Por resolución de 14 de diciembre de 2017 del (IDAE) se establece la Segunda Convocatoria del Programa de Ayudas para actuaciones de rehabilitación energética de edificios existentes (PAREER II), publicado en el BOE número 309, de 21 de diciembre de 2017.

El 3 de febrero de 2018 se abría la convocatoria del programa PAREER II y en 9 días se habían agotado los 125,6 millones de presupuesto.

Pero veamos en qué consisten algunas de las bases reguladoras del programa PAREER II:

¿Cuales son las tipologías de actuaciones objetos de las ayudas?: Aquellas que consiguieran una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final mediante una o varias de las tipologías siguientes:
  1. Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica.
  2. Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación.
  3. Sustitución de energía convencional por energía solar térmica.
  4. Sustitución de energía convencional por energía geotérmica.
Beneficiarios:
  1. Los propietarios de edificios existentes destinados a cualquier uso, siempre que tengan personalidad jurídica de naturaleza privada o pública.
  2. Las comunidades de propietarios o las agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios existentes residenciales de uso vivienda, constituidas como Propiedad Horizontal.
  3. Los propietarios que de forma agrupada sean propietarios de edificios y no hubiesen otorgado el título constitutivo de propiedad horizontal.
  4. Las empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios.
  5. Las empresas de servicios energéticos.
No podrán ser beneficiarios de esta convocatoria las personas físicas sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados 2 o 3 del anterior apartado.

La modalidad y cuantía de la ayuda: 
Todas las tipologías y beneficiarios podrán tener derecho a recibir una ayuda dineraria del 20% o 30% sin contraprestación, complementada con un préstamo reembolsable del 60% o 70%.

Costes elegibles: 
Aquellos que sean necesarios para conseguir los objetivos energéticos del Programa
dentro de los siguientes conceptos:
  • Honorarios profesionales del certificado de eficiencia energética.
  • El coste de gestión de la ayuda.
  • El coste de los honorarios de redacción de los proyectos técnicos.
  • Los costes de la ejecución de las obras e instalaciones,en su caso.
  • La inversión en equipos efectuada
  • Los costes de la ejecución de la instalación, obra civil asociada e instalaciones auxiliares necesarias.
  • Los costes de redacción del informe que acredite la adecuada realización de las actuaciones objeto de la ayuda. 
A estos efectos, se considerarán como costes de gestión de la ayuda, aquellos gastos que el solicitante pudiera satisfacer a una empresa o profesional por llevar a cabo la gestión administrativa y documental de su solicitud ante el IDAE... En ningún caso se admitirá que tales gastos de gestión supere el 4% del importe de la ayuda solicitada, con un límite de 3.000 € por expediente.

Presentación de solicitudes y documentación:

Para formular la solicitud, además de rellenar el correspondiente formulario con los datos de identificación, o razón social, del solicitante, localización del edificio y descripción del proyecto, se deberá aportar a través de la aplicación, la siguiente documentación:

1) Fotocopia del DNI/NIE de la persona que represente al solicitante, indicando si la solicitud se presenta, en representación de una entidad jurídica o en representación de un grupo o comunidad de propietarios.
2) Declaración responsable, firmada por el representante del solicitante... haciendo mención expresa respecto a la inexistencia o fiel cumplimiento de sus obligaciones de reintegro de otras subvenciones o ayudas, conforme...
3) Fotocopia del documento que acredite la propiedad del edificio por parte del propietario promotor o propietarios promotores de la actuación...
4) Consulta descriptiva y gráfica de datos catastrales del inmueble en el que se van a llevar a cabo las actuaciones que acredite, el uso vivienda u otros usos a los efectos de determinar la cuantía de la ayuda en función del uso y su año de construcción, que debe ser anterior a 2007.
5) Informe justificativo... en el que se indicarán las tipologías de actuación en las que se encuadra la ayuda solicitada, descripción de las actuaciones elegibles, justificación del coste elegible, cuantía máxima y cuantía y modalidad de la ayuda solicitada.
6) Certificado de eficiencia energética del edificio existente en su estado actual... firmado por técnico competente y registrado en el registro del órgano competente de la Comunidad Autónoma.
7) Certificado de eficiencia energética del edificio alcanzado tras la reforma propuesta para la que se solicita la ayuda... 
8) Proyecto o memoria técnica, en el caso de que no se requiera proyecto, donde se describan adecuadamente las actuaciones a realizar y la situación de partida, suscrita por técnico competente o instalador en su caso...
9) Presupuesto de la empresa o empresas que realizarán la ejecución de las actuaciones, desglosado y aceptado por el solicitantede fecha posterior a la entrada en vigor del Programa...
10) Aquellos que se acojan a la ayuda adicional con criterio social por estar calificadas las viviendas como viviendas bajo algún régimen de protección pública, el ente gestor o las comunidades de propietarios, deberán aportar un certificado de la Comunidad Autónoma que acredite que obtuvieron dicha calificación las viviendas.
11) Aquellos que se acojan a la ayuda adicional con criterio social por estar la vivienda dentro               de un Area de Regeneración y Renovación Urbanas, la comunidad de propietarios o el ente gestor,    deberán acreditar mediante un certificado de la Comunidad Autónoma que las viviendas objeto de la rehabilitación están incluidas en un Area de Regeneración y renovación Urbana.
12) Datos bancarios de cuenta titularidad del beneficiario, para la transferencia en su caso, del importe de la ayuda que pudiera concederse.
13) Cualquier otra documentación establecida por las presentes bases.

Con carácter especifico en el caso de que el promotor de la actuación sea una comunidad de propietarios

14) Fotocopia del documento de identificación fiscal de la comunidad de propietarios (NIF). 

15) Certificado del acuerdo de la junta de propietarios del inmueble, emitido y firmado por el secretario o administrador de la comunidad de propietarios con el visto bueno del Presidente, en el que, de forma expresa, queden reflejados los siguientes acuerdos adoptados válidamente:

16)Aprobación de la realización de las obras necesarias para la rehabilitación energética del edificio existente figurando una descripción general de la actuación y el presupuesto aprobado para su ejecución. 
  
17) Aprobación, de la solicitud de la ayuda al IDAE facultando al Presidente como representante para realizar las gestiones de tramitación de la ayuda.

18) Aprobación de la solicitud de ayuda al Programa en la modalidad de préstamo reembolsable, facultando al Presidente como representante para realizar las gestiones de tramitación de la ayuda, tramitación de una garantía (aval bancario, contrato de seguro de caución o depósito en efectivo en la Caja General de Depósitos) a favor del IDAE, así como para firmar en representación de la comunidad de propietarios, el contrato de préstamo mercantil conforme al modelo contenido en las bases de la convocatoria. 

19) Certificado, emitido y firmado por el secretario o administrador de la comunidad con el visto bueno del Presidente,  del acuerdo de la junta de propietarios del inmueble donde se apruebe la designación del Presidente, del Administrador y/o secretario de la Comunidad. 

20) Certificado, emitido y firmado por el secretario o administrador de la comunidad con el visto bueno del Presidente, que incluya relación de personas comuneras, con indicación de sus correspondientes cuotas de participación y el número total de viviendas que integran el edificio.

Hasta aquí lo más importante de lo expuesto sobre el programa de ayudas para actuaciones de rehabilitación energética de edificios existentes (PAREER II).

Veamos los puntos que me llamaron la atención:

En primer lugar: que los fondos existentes se hubieran agotado en solo nueve días, del 3 al 12 de febrero:

- Del 21 de diciembre al 3 de febrero hay 45 días, de ellos 7 son sábados, 6 domingos y dos festivos, por lo que quedan 30 días, digamos hábiles, para poder reunir toda la documentación que se tiene que aportar con la solicitud (teniendo en cuenta que estamos en las fechas de Navidad, fin de año y Reyes).
En esos 30 días hay que convocar al menos dos juntas extraordinarias (las juntas ordinarias se convocan con una antelación mínima de siete días y las extraordinarias con el plazo necesario para avisar a todos los propietarios, pero dada la importancia de estas juntas se deberían convocar con al menos los siete días).

Después de celebrada la primera junta extraordinaria de propietarios se tiene que contratar a un Arquitecto competente y experimentado para que realice: el punto 6) Certificado de eficiencia energética del edificio existente en su estado actual, y registrarlo en el registro del órgano competente de la Comunidad Autónoma; el punto 7) Certificado de eficiencia energética del edificio alcanzado tras la reforma propuesta demostrando que el proyecto que solicita la ayuda permite dar un salto en, al menos, una letra y el punto 8) Proyecto o memoria técnica, en el caso de que no se requiera proyecto, donde se describan adecuadamente las actuaciones a realizar y la situación de partida.

Una vez que el arquitecto entregue el proyecto donde se describan adecuadamente las actuaciones a realizar (si es un Arquitecto competente y experimentado, seguro que tiene más encargos de trabajos, tardará al menos unos quince días en: visitar el edificio, tomar notas y realizar el proyecto); se tienen que solicitar, con la base de dicho proyecto, presupuestos al menos a tres empresas solventes y experimentadas en rehabilitación y eficiencia energética (seguro que antes de unos quince días no tenemos tres presupuestos válidos, que habrá que comparar y probablemente comentar alguna partida con los representantes de las Empresas ofertantes. Otros quince días).

Nueva junta extraordinaria (siete días) para aprobar el presupuesto de la Empresa más conveniente para los intereses de la Comunidad y demás requisitos.

Total unos 41 días (en época de navidad, fin de año y Reyes, sería todo un  recod),  pero como teníamos 30 días hasta el 3 de febrero, estaríamos en el día 11 desde el comienzo de las presentaciones de solicitudes de ayudas y se habría cerrado el cupo por estar adjudicados los 125,6 millones existentes, a los 9 días.

Esa Comunidad de Propietarios, nuestros administrados, que son los que pagan todos los gastos, para solicitar las ayudas, habrían tenido que pagar: los costos de los certificados de eficiencia energética; el 70% del costo de los honorarios del Arquitecto por el proyecto y dirección de los trabajos y tendrían aprobado y aceptado un presupuesto de las obras e instalaciones a realizar con una Empresa que, si no se ejecutan las obras, exigirá daños y perjuicios. Y todo ello para que le digan, coo suele ocurrir con relativa frecuencia, que se han agotado los fondos presupuestados. ¿Y qué hacen entonces?
Me pregunto: si son pocas o ninguna las Comunidades de Propietarios a las que se les han adjudicado las ayudas ¿a quién se le han concedido? ¿a Organismos Públicos y a Empresas de servicios energéticos? ¿a alguna industria?

En segundo lugar: Que se incluyan como beneficiarios de las ayudas a las empresas de servicios energéticos y a los Organismos públicos propietarios de edificios existentes.

Es absurdo que se le puedan dar ayudas públicas dinerarias del 20% ó 30% a una empresa de servicios energéticos, que son empresas con ánimo de lucro. Por la misma razón se le podría dar también a las empresas constructoras, instaladoras, etc. Si ese dinero se le concede a la Comunidad de  Propietarios podremos negociar una mejora en el precio del presupuesto presentado por la empresa de servicios energéticos para realizar los trabajos, Si la ayuda se le concede a la empresa de servicios energéticos, posiblemente la Comunidad de Propietarios tendrá que pagar un presupuesto más elevado.

No parece tan absurdo si previamente se tiene conocimiento que, en el marco del proyecto europeo QualitEE, la empresa Creara ha realizado un estudio de mercado que analiza el estado de las empresas de servicios energéticos (ESE) en España. Según este informe, son los sectores público e industrial los que presentan mayor oportunidad de negocio para los servicios de eficiencia energética en nuestro país (referencia ESEFICIENCIA).

Lo que nos gustaría saber, son los motivos por los que el legislador, dependiente del sector público, incluye a las empresas de servicios energéticos entre los beneficiarios de las ayudas, y no hace lo mismo con las constructoras, por ejemplo.

Tampoco parece razonable que los Organismos Oficiales entren en competencia con las Comunidades de Propietarios para recibir las ayudas. El plazo para las tomas de decisiones en ellos es mucho más corto, ellos cuentan con técnicos en su plantillas de funcionarios para hacer los certificados y proyectos sin coste adicional. Presuntamente podrían tener información privilegiada con respecto a plazos, importes de ayudas, convocatorias, etc.

No parece lógico que si las ayudas son para que los ciudadanos se animen a rehabilitar sus viviendas energéticamente, parte de ese dinero se destine a los edificios públicos. Se tendrían que arbitrar otros planes exclusivos para ellos. Y no dar información que parece que los 125,6 millones de ayuda son sólo para los edificios existentes de propiedad particular. 

En tercer lugar: No se incluye entre los beneficiarios de las ayudas las viviendas unifamiliares y creo que tampoco a un particular propietario de un edificio de viviendas que lo dedica al alquiler. ¿Por qué?

Uno de nuestros administrados que viva en un edificio residencial de una comunidad de propietarios tiene dos fachadas y el % de propiedad sobre la cubierta. Otro de nuestros administrados que viva en una vivienda unifamiliar tiene cuatro fachadas y el 100% de la cubierta. ¿Quién tiene más pérdidas de energía y puede emitir más CO2?

Uno de nuestros administrados, persona física, que sea propietario de un edificio de viviendas y lo alquila, ¿en qué se diferencia del edificio colindante, similar al suyo pero que pertenece a una Comunidad de Propietarios, ¿por qué al segundo se le pueden dar las ayudas y a él no?

¿Por qué se excluyen a todas las viviendas existentes en áreas urbanas y rurales de nuestros pueblos y ciudades? ¿Las ayudas del PAREER II no deberían ser para los propietarios de edificios existentes destinados a cualquier uso?

En cuarto lugar: Como coste elegible se considera, el coste de gestión de la ayuda. El legislador lo denomina como: Aquellos que sean necesarios para conseguir los objetivos energéticos del Programa
dentro de los siguientes conceptos:

A estos efectos se considerarán como costes de gestión de la ayuda, aquellos gastos que el solicitante pudiera satisfacer a una empresa o profesional por llevar a cabo la gestión administrativa y documental de su solicitud ante el IDAE

Durante la celebración de la jornada, al preguntarle al ponente ¿por qué no se incluían los honorarios del Administrador de Fincas colegiado entre los costes elegibles?, me respondió que estaban incluidos en los costes de la gestión de la ayuda ante el IDAE.

Respuesta con la que no podemos estar de acuerdo por las siguientes razones:
  • El legislador dice que son los gastos que se pudieran satisfacer, a una empresa o profesional, por llevar a cabo la gestión administrativa y documental de la solicitud ante el IDAE. Pero ¿quién prepara, convoca y celebra esas dos juntas extraordinarias y emite el acta de las mismas?, ¿quién tiene y prepara toda la documentación (20 documentos), celebra reuniones con el arquitecto y las empresas que van a ofertar y la que va a realizar la ejecución de las actuaciones, que hay que presentar junto a la solicitud de ayudas? ¡el Administrador de Fincas colegiado!
  • El legislador no estaba pensando al legislar, en los honorarios del Administrador de Fincas colegiado, cuando dice: aquellos gastos que se pudieran satisfacer a una empresa o profesional por llevar a cabo la gestión administrativa o documental de su solicitud ante el IDAE. Son empresas y profesionales que se publicitan precisamente como que realizan todas las gestiones inherentes a la solicitud de ayudas o licencias de obras.
  • A los Administradores de Fincas colegiados no nos corresponde, dentro de nuestros servicios normales a una Comunidad de Propietarios, tener que encargarnos de los trámites para conseguir unas ayudas públicas. Es más, el seguro de responsabilidad civil que tenemos, mediante el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, no nos ampara, en el supuesto de que por un olvido o mala gestión no se conceda la subvención y la Comunidad pretenda que el Administrador de Fincas colegiado se haga responsable de ello, si  no existe un acuerdo en que se nos encargue la solicitud de la ayuda y remunere económicamente.
  • Sólo pedimos que nuestro trabajo extraordinario sea reconocido y valorado en su justo término, que como mínimo deberá ser igual que las condiciones establecidas para una empresa o profesional que se encargue de la gestión ante el IDAE.
Conclusión: En nombre de nuestros administrados y en el nuestro, solicitamos:
  • Se pueda consultar en un listado oficial a quienes se les ha concedido las ayudas de los 125,6 millones, sean Organismos Públicos, empresas de servicios energéticos, industrias o Comunidades de Propietarios.
  • Se incluyan como beneficiarios de las ayudas a los propietarios de viviendas unifamiliares, urbanas y rurales, y personas físicas propietarias de edificios para alquilar.
  • Se incluyan expresamente los honorarios del Administrador de Fincas, igual que los honorarios profesionales de los certificados o redacción de los proyectos técnicos.
  • Se eliminen como beneficiarios de las ayudas a las empresas de servicios energéticos y a los Organismo Públicos.
Notas Finales: 
Los 125,5 millones de ayudas son para toda España. Según algunas informaciones han sido 709 solicitudes las adjudicatarias (en otros comunicados se habla de 500). Las principales Comunidades Autónomas han sido el País Vasco, Galicia, Asturias y Navarra. Por tipologías se han solicitado las correspondientes a la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica (lo que supone la doble ayuda de financiación y subvención)

Ultima hora:
El Gobierno amplía en 78 millones las ayudas a la rehabilitación energética de edificios para hacerlos más eficiente

¿Para que nos vamos a molestar en informarle de ello a nuestras Comunidades de Propietarios, si se han seguido admitiendo solicitudes de los posibles beneficiarios, después de agotarse los fondos de los 125,6 millones, que han quedado en reserva y que ahora podrán ser tramitadas?