Buscar este blog

domingo, 17 de mayo de 2020

¿Deberían abrir las piscinas de las Comunidades de Propietarios este verano? 2ª parte

Recomendaciones para la apertura de la actividad en las piscinas tras la crisis del COVID-19

EL Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha publicado el pasado 14 de mayo de 2020 un documento en el que establece las recomendaciones sanitarias mínimas para la apertura de las piscinas definidas en el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, y en el que se incluyen las piscinas existentes en las Comunidades de Propietarios.

En el mencionado documento se establecen los criterios técnico-sanitarios que deben reunir las piscinas públicas y comunitarias, con el fin de minimizar el potencial de transmisión de COVID-19 y proporcionar un ambiente seguro y saludable en estas instalaciones.

Se han tenido en cuenta las recomendaciones de los expertos, de las autoridades competentes de las Comunidades y Ciudades Autónomas así como las recomendaciones del sector de la piscina.

Los puntos más importantes del documento y que nos afectan a los Administradores de Fincas colegiados y a nuestros administrados son los siguientes:

Muy importante: Las piscinas no se abrirán al público hasta la tercera fase de la desescalada en España -al paso que va Madrid será largo-, y luego cuando lo decida la propiedad.

Conviene saber respecto al VIRUS SARS-COV-2, que es el responsable del COVID-19 (en adelante COVID-19) lo siguiente:   
·      Dadas las características y las vías de transmisión conocidas para el SARS-CoV-, el buen funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuada (por ejemplo con cloro y bromo) de piscinas, jacuzzis o balnearios deberían inactivar el COVID-19.
·      Esto implica que el principal riesgo de las piscinas debido al virus SARS-CoV-2 no es el agua.
·   Los dos principales riesgos son las interacciones interpersonales sin respetar las distancias mínimas de seguridad y no realizar una limpieza y desinfección adecuadas de las superficies de las zonas comunes.

Es necesario saber cómo se transmite el virus:
Principalmente por dos medios:
·      Transmisión por gotas: ocurre cuando una persona se encuentra en contacto cercano (a menos de 2 metros) con alguien que presenta mayoritariamente síntomas respiratorios (por ejemplo, tos o estornudos).
·      Transmisión por fómites: Conviene saber los estudios sobre su supervivencia en diferentes materiales y los factores ambientales que pueden influir en ella. En los materiales que pueden encontrarse habitualmente en las piscinas se ha observado que:
· en acero inoxidable fue de 48 horas,
· en plástico de 72 horas mantenidas las condiciones a 21-23 ⁰C y 40% de humedad relativa.
En condiciones controladas de laboratorio:
· no se detecta el virus después de 3 horas en superficie de papel.
· de 1 a 2 días en madera, ropa o vidrio,
· más de 4 días en billetes de dinero.
En cuanto a la influencia de la temperatura, se observa que el virus es más termolábil a medida que aumenta la temperatura.

Nota (Wikipedia): Un fómite es cualquier objeto carente de vida o sustancia que, si se contamina con algún patógeno viable, tal como bacterias, virus, hongos o parásitos, es capaz de transferir dicho patógeno de un individuo a otro. Por eso también se les denomina "vector pasivo".1Las células de la piel, el pelo, las vestiduras y las sábanas son fuentes comunes de contaminación en los hospitales.

Medidas a adoptar antes de la reapertura de la instalación:
·       Prevención de riesgos laborales para socorristas y trabajadores: Cada ayuntamiento o titular de la instalación elaborará o actualizará el protocolo con todas las medidas en materia de prevención de riesgos laborales. Estas medidas incluyen: evaluar el riesgo de cada puesto de trabajo, proporcionar información y formación sobre cómo prevenir el contagio, distanciamiento físico de 2 metros, reforzar la higiene personal de lavado de manos e higiene respiratoria, limpieza y desinfección de los espacios y superficies y, en ciertas situaciones, el uso de equipos de protección.
·      Ventilación de espacios cerrados: Es importante la ventilación de los espacios cerrados, tales como vestuarios y baños, botiquín y salas técnicas. Se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área.
·      Limpieza y desinfección de mobiliario: Debemos diferenciar entre la finalidad de la limpieza, como medio de eliminar suciedad e impurezas; de la desinfección, destinada a eliminar o reducir significativamente la carga microbiana de las superficies. Por ello, es muy importante que se realice una exhaustiva limpieza antes de proceder a la desinfección, ya que ésta carece de eficacia si la superficie no ha sido previamente desprovista de suciedad que puede servir de refugio a los microorganismos.

Es importante tener en cuenta lo siguiente:
1º. Identificar los diferentes equipos, materiales o instalaciones susceptibles de limpieza o de desinfección, como por ejemplo: vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, material auxiliar de clases, vestuarios, rejilla perimetral, botiquín, filtros de aire, paredes, taquillas, y cualquier otro en contacto con los usuarios, que forman parte de la instalación.
2º. Enumerar los utensilios empleados (cepillo, fregona, escoba, mangueras a presión, maquina barredera, etc.), así como los productos utilizados en cada caso. Estos deberán ser sometidos a un proceso de desinfección después del uso.
3º. Debe aportarse la ficha de datos de seguridad, recomendaciones y medidas para un almacenamiento seguro de los productos empleados, siempre fuera del alcance de los usuarios y respetando las precauciones indicadas en el etiquetado. Es conveniente que dicha documentación esté siempre disponible y al alcance de los operarios durante dichas tareas.
4º. En el caso de instalaciones cubiertas y/o climatizadas, bañeras de hidromasaje, etc. se incluye también la prevención y control de Legionella según su propio procedimiento.
5º. Se recomienda la apertura secuencial de los grifos de duchas, fuentes, lavapiés, bar y servicios, dejando correr el agua para que se renueve toda la que había quedado retenida en las tuberías.

Medidas a adoptar tras la reapertura de la instalación:
No hay evidencia de que el virus que causa COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis o spas.

Medidas básicas:
1º. Cumplimiento de la normativa vigente nacional, autonómica o local relativa a estas instalaciones.

2º. Los usuarios y trabajadores de estas instalaciones tienen la responsabilidad de prevenir el contagio de la enfermedad poniendo los medios oportunos para evitar contagiar y ser contagiados. Por ello, todo usuario y/o trabajador de estas instalaciones deberá observar las medidas de distancia social y el resto de medidas recomendadas.

3º. Las personas vulnerables también podrán hacer uso de estas instalaciones, siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo rigurosas medidas de protección.

4º. Todas las operaciones correspondientes que se lleven a cabo, debido al COVID-19 deberán quedar anotadas y descritas en los registros correspondientes, como operaciones ante situación excepcional de cierre por alerta sanitaria, dentro del documento de autocontrol de la instalación.

Medidas de aforo y control de accesos:
1º. El acceso de los usuarios a las instalaciones se realizará teniendo en cuenta su aforo y siempre respetando la posibilidad de que dentro de la misma se asegure una distancia preventiva mínima de al menos 2 metros. Estas medidas se aplicarán especialmente en la zona de recepción, los vestuarios y duchas y guardando la distancia entre taquillas mediante el cierre de algunas de ellas.

2º. Se propone como medida restrictiva de aforo al menos doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en los espacios cubiertos. Estas medidas son indicativas, dependiendo de la configuración de la piscina y de la zona pública podrán establecerse medidas más restrictivas para asegurarse el distanciamiento social.

Para el acceso, dibujar o colocar bandas en el suelo de recepción que marquen las distancias mínimas entre personas (2 metros) que esperan en el mostrador. Poner las mismas indicaciones de mantener esa distancia en la puerta de entrada.

3º. La venta de abonos y entradas debe limitarse proporcionalmente al aforo permitido y definido en el punto 2º

NOTA IMPORTANTE: El sábado 16 el Ministro de Sanidad publicó en el B.O.E. la Orden SND/414/2020 en la que en en Capítulo X, establece las condiciones para la reapertura al público de las piscinas recreativas y uso de las playas en fase 2 . En sus artículos 44 y 45 indica la condiciones de reapertura y medidas de higiene y prevención aplicable a las piscinas recreativas.

En su artículo 44 aún restringe más la capacidad del aforo máximo permitido ya que será del treinta por ciento de la capacidad de la instalación.

Si ya la superficie a utilizar en el recinto fuera del vaso de agua se tenía que dividir por 4 m2 por usuario. lo que nos daría el aforo. Ahora hay que reducirlo al 30%.

Para el acceso a la piscina se organizarán horarios por turnos, fuera de los cuales no se podrá  permanecer en el recinto.  - Estimados compañeros a ver cómo se organizan los turnos en nuestras Comunidades con esas capacidades , si es difícil en la fase 3, es casi imposible en la fase 2 -

4º. Una vez completo el aforo establecido, el usuario no podrá acceder a la instalación hasta que no salgan otros usuarios. Será el socorrista o el personal que designe el gestor de la instalación, el responsable de supervisar el número de bañistas en cada uno de los vasos y restringir los accesos a los mismos y de acuerdo con la legislación vigente en cada Comunidad Autónoma.

5º. En el caso de que la barrera de acceso sean tornos y sea necesario tocarlos con las manos/piernas, es preferible tenerlos bajados o tocarlos con la ropa.

6º. Si la instalación lo permite, utilizar una puerta de entrada y otra de salida para intentar evitar al máximo los cruces.

7º. Reorganizar el aparcamiento de la instalación de manera que se asegure la distancia mínima de seguridad de 2 metros.

Medidas generales para usuarios:
Se pondrá a disposición de los usuarios:

1º. Sistemas para la desinfección de manos a la entrada de la instalación. Se recomienda incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado a la entrada de la instalación y uso de calzado exclusivo dentro de la misma.

2º. Una bolsa de plástico para material desechable que deberá depositar convenientemente cerrada en un cubo de basura (con tapa y pedal) a la salida de la instalación.

3º. Se favorecerá el pago con tarjeta de crédito o a través de aplicaciones móviles. Tras la utilización por el usuario extremar las medidas de limpieza y desinfección del datáfono como la incorporación de guantes o bolsas que serán desinfectadas adecuadamente después de cada uso.

4º. Mensajes de prevención mediante carteles y/o megafonía. Todo el personal reforzará su higiene de manos mediante el lavado frecuente con agua y jabón y el uso de geles hidroalcohólicos.

Ventilación de espacios cerrados:
Antes de la apertura diaria de la piscina:

1º. La ventilación diaria deberá incrementarse, recomendando, siempre que sea posible, mantener una ventilación continuada de los espacios cerrados, tales como vestuarios, baños, botiquín y salas técnicas.

2º. Se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área, antes de realizar la limpieza y desinfección de la misma.

3º. En el caso de que la ventilación se proporcione a través de medios mecánicos, estos deben conservarse en buen estado de mantenimiento, limpieza y grado de desinfección adecuado.

MEDIDAS EN LAS ZONAS DE ESTANCIA O DE TRÁNSITO DE LOS BAÑISTAS:
Se debe establecer una distribución espacial para garantizar la distancia de seguridad de al menos 2 metros entre los usuarios mediante señales en el suelo limitando los espacios. Todos los objetos personales como toalla, botes de crema, calzado de uso exclusivo para las piscinas, mochilas, etc. deben permanecer dentro del perímetro de seguridad establecido, evitando contacto con el resto de usuarios.
(Equivalente a 4 m2/usuario, tanto para el aforo del vaso de la piscina como la zona de recreo).
Se deberá realizar:
1º. Limpieza y desinfección de las zonas de estancia y de tránsito de los bañistas, al menos 2 veces al día, haciendo especial hincapié en las zonas más frecuentadas, vestuarios, aseos, taquillas, duchas y lavabos.

2º. Limpieza y desinfección del mobiliario utilizado por los usuarios después de cada uso..

3º. Se valorará instalación por instalación, la posibilidad de prohibir el uso de tumbonas o hamacas para evitar posibles contagios o separarlas 2 metros siempre y cuando se garantice que su uso no es compartido y que se garantice su adecuada desinfección.

4º. Nunca mezclar cloro con detergentes u otros productos de limpieza.  

5º. En aquellas superficies en contacto con las manos de los usuarios se deberá llevar a cabo una limpieza y desinfección más frecuente (pomos de las puertas de vestuarios, baños o duchas, barandillas, etc.).

6º. Se intensificará, adecuadamente en función de su uso, la limpieza de los aseos y se deberá verificar que, en todo momento, estén dotados de jabón y/ o soluciones hidro-alcohólicas, papel desechable y que disponen de papeleras con tapadera y pedal, las cuales se vaciarán frecuentemente. Además, es recomendable que se coloque en lugar visible (por ejemplo, en espejos, pared frontal del lavabo) un cartel informativo con el correcto lavado de manos.

7º. Vestuarios: Se reducirá el aforo de los vestuarios y se organizará su distribución de forma que se pueda mantener la distancia interpersonal mínima de 2 metros.

8º. Se recomienda la clausura de las duchas de los vestuarios durante las fases de desescalada.

9º. En un primer momento, se prohibirán la realización de deportes colectivos, reuniones de más de 10 personas y la utilización de todo tipo de infraestructuras como parques de juego e instalaciones deportivas.

10º. Se recomienda la clausura de las fuentes de agua durante las fases de desescalada.

11º. En piscinas cubiertas, se seguirán las recomendaciones anteriormente citadas para espacios cerrados.

Toboganes, zonas deportivas y zonas de juego:
Se precintarán las zonas deportivas y zonas de juego dentro de las instalaciones de las piscinas hasta la correspondiente fase de desescalada establecida para dichas zonas.

Impartición de clases y actividades: 
Se considerará y adecuará una vuelta progresiva de los cursos y escuelas, actividades acuáticas, clases colectivas y servicios en función de las distintas fases de desescalada, respetando siempre el distanciamiento social definido en cada caso y establecidas para cada región, de acuerdo con las autoridades competentes .

CONCLUSIONES:
1º. Los riesgos asociados al COVID-19 están relacionados con la interacción entre personas que acuden a las piscinas. Las medidas más eficaces para evitar la transmisión del virus son el distanciamiento social y el refuerzo de la higiene de manos y respiratoria.

2º. La limpieza y desinfección diaria de superficies y zonas comunes es fundamental para evitar la propagación del virus.

3º. Para eliminar el virus hay que mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfectante residual en el agua de los vasos y duchas.

4º. Para prevenir la transmisión del virus los usuarios y los trabajadores deben cumplir las medidas de distancia social, cumplir las normas de higiene y aplicar los criterios técnicos de mantenimiento, limpieza y desinfección.

5º.Nota particular: El andén perimetral al vaso de la piscina se utilizará exclusivamente para realizar el acceso y la salida de los usuarios del vaso de la piscina, no pudiendo permanecer en él para otros fines. Tendrá que ser una zona libre de paso, no pudiendo tumbarse para tomar el sol, colocar toallas, etc.

A la vista de las recomendaciones elaboradas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para la apertura de la actividad en las piscinas tras la crisis del COVID-19 y teniendo en cuenta lo siguiente:

·      No todas las piscinas comunitarias tienen socorrista para su utilización.
·      Las piscinas comunitarias carecen de control de acceso a sus instalaciones.
·      En la gran mayoría de los casos, la zona exterior al vaso dedicada para el uso y disfrute de los bañistas es muy pequeña en relación con el número de propietarios y familiares de la Comunidad que deseen utilizarla, por lo que el aforo en las circunstancias actuales aún haría más complicado el poder utilizarlas. (Dividir la superficie de estancia en la piscina por 4, lo que nos da el aforo y al resultado aplicar el 30% para calcular el aforo máximo permitido). 
·      En las Comunidades de Propietarios será muy difícil poder restringir el aforo, dado que no se venden entradas como en las piscinas públicas y todos los usuarios reclamarán los mismos derechos a su uso.

 Por otra parte habrá que tener en cuenta los plazos posibles para la apertura :
·      En las mejores circunstancias a Madrid se le podría dar el pase a la fase 1 el 25 de mayo.
·      En la fase 2 se tendría que estar desde el 8 al 21 de junio
·      La fase 3 le correspondería a partir del 22 de junio.
·      Las Empresas mantenedoras de las piscinas indican que la puesta en marcha y adaptación a las nuevas circunstancias, no serían inferiores a un mes. (Se puede correr el riesgo de empezar a preparar las instalaciones antes y que por cualquier circunstancias se decida oficialmente que no se pueden abrir o se retrase mucho la apertura)
·      En el mejor de los caso, suponiendo que no existan demoras por aumento de infectados u otras circunstancias, se estaría a finales de julio. Salvo que los representantes de la Comunidad, aprueben correr el riesgo de un gasto aunque exista la posibilidad que el Gobierno ordene que no se pueden abrir por alguna circunstancia, y contrate a la Empresa mantenedora y al socorrista para que empiece a preparar la piscina en fase 2. Entonces se podría abrir a primeros de julio.

Dificultades no previstas:
·      La dificultad para cumplir con los aforos del vaso de piscina y zonas de descanso.
·      Que es probable que sólo se pueda utilizar, en el caso más favorable, sólo un mes o mes y medio.
·  Que la toma de decisiones para su apertura será complicada dada la imposibilidad de celebrar reuniones de juntas generales.
·      Igual ocurrirá con la aprobación de aumento de las partidas presupuestarias para el servicio de piscina pues los costos de instalaciones extras, mantenimiento e inspecciones sanitarias serán más elevados que los previstos
·  Los vestuarios, taquillas, duchas, aseos y lavabos deberán permanecer cerrados ante la imposibilidad de una desinfección conforme se utilicen.
·      Algunos usuarios ante una emergencia de aguas menores y teniendo que ir a su casa para evacuar es probable que se den un baño en la piscina.

A la vista de todo ello, considerando todo lo anterior parece lógico y lo más prudente, para evitar posibles contagios y problemas de convivencia, que ESTE AÑO LAS PISCINAS COMUNITARIAS PERMANEZCAN CERRADAS. 

Reitero lo dicho en mi anterior artículo: Las partidas presupuestarias previstas en los presupuestos anuales de la Comunidad se podrán utilizar para otras partidas extraordinarias que puedan surgir como consecuencia del estado actual, donarlas a Caritas Española en su totalidad o en parte para atender a personas necesitadas o dejarlas como un fondo para imprevistos y no tener que pasar derramas extraordinarias en las circunstancias económicas que se avecinan.

Ya habrá tiempo de reflexionar, acordar y regular lo más conveniente según las circunstancias que tengamos el próximo verano.

lunes, 11 de mayo de 2020

¿Deberían abrir las piscinas de las Comunidades de Propietarios este verano?

Según se acerca el verano, crece la preocupación entre el colectivo de Administradores de fincas colegiados que cuentan con piscinas comunitarias entre sus Comunidades de Propietarios.
Actualmente, las zonas comunitarias de éstas se encuentran cerradas por orden gubernamental, permitiéndose sólo la entrada al personal de limpieza y mantenimiento.
En época estival, las piscinas comunitarias suelen ser fuente de conflictos de convivencia por diversos incumplimientos de las normas acordadas por los propios Copropietarios o por los Estatutos comunitarios.

Este verano, en que muchos de los que viven en una Comunidad de Propietarios no van a poder, o no querrán, ir de vacaciones a la costa, la montaña o a su segunda residencia, los conflictos entre usuarios de piscinas comunitarias se verán incrementados.

De ahí la preocupación del colectivo de Administradores de Fincas colegiados: ¿El coronavirus se transmite a través del agua de la piscina? Si la respuesta es afirmativa no hay problema, piscina cerrada. Pero aunque no se transmita, ¿es conveniente su apertura este verano?

El pasado 16 de abril el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), envió una carta al Consejero de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), D. Enrique Ruiz Escudero, solicitando un informe sobre el tratamiento que se debería dar a los problemas que se nos plantean y que en resumen son los siguientes:
  • Desde el punto de vista sanitario
  • Desde el punto de vista del uso de la piscina
  • En relación con las normas de uso de la piscina y los usuarios,

Solicitando a la Consejería de Sanidad de la CAM las aclaraciones y normas para solventar estas cuestiones:

1.- Determinación de los nuevos procesos sanitarios a establecer, como consecuencia del COVID-19, tanto en el tratamiento de las aguas, como en el mantenimiento y desinfección de las instalaciones.
2.- Determinación de los aforos en las instalaciones, indicando la forma de control del mismo y la responsabilidad de su incumplimiento.
3.- Determinación de las normas de los usuarios, para la utilización de la piscina.

A día de hoy no se ha recibido ninguna respuesta.

Igualmente, en términos similares, el pasado 30 de abril, el Presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAF), se dirigió a la Directora General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, para que se regule a nivel nacional  la idoneidad o no de la apertura de las piscinas comunitarias, así como de las condiciones en las que se podría hacer uso de las instalaciones de las mismas.
Tampoco se ha recibido contestación.

Por otra parte, el viernes día 8 de mayo, en Antena 3, se entrevistó a la científica española experta en coronavirus, Dª Isabel Sola Gurpegui, una de las personas que más sabe de coronavirus en España y codirectora del Centro Nacional de Biotecnología, adscrito al CSIC, único laboratorio de España que investiga con los coronavirus.
En la entrevista, la presentadora, Dª. Susana Griso, le preguntó si el coronavirus se podría propagar a través del agua del mar o de las piscinas.
La Doctora contestó que el agua del mar, por su salinidad, no era probable que fuera un elemento transmisor.  Y en referencia al agua de las piscinas, por el contenido en cloro y otros productos que se agregan para depurarlas, no inocularían el virus.
El problema no radica en la propia agua del mar o de las piscinas. El problema se encuentra fuera del agua e incluso dentro por el contacto entre las personas y el riesgo de contagio.
Respecto a que si el calor podría debilitar los efectos del coronavirus, se manifestó diciendo que el calor debería debilitarlo, aunque las personas en esa época hacemos más vida al aire libre, lo que equilibra negativamente la debilidad del virus.
A la pregunta de cuáles son los efectos más negativos del virus dijo:
  • La gran transmisión entre las personas.
  • La gran capacidad que tiene para hacerlo entre personas que aparentemente no tienen síntomas.
En cuanto a los efectos positivos:
  • Que el 80% de los casos de afectados tenían síntomas leves.
  • Que sólo el 20% de los casos de afectados tenían síntomas más graves.
A la vista de todo lo anterior, y teniendo en cuenta estos aspectos (recogidos por el Presidente del CGCAF en su escrito al Ministerio de Sanidad):
  • El órgano competente para adoptar este tipo de decisiones (abrir o no las piscinas comunitarias) es la Junta General de Propietarios. Y en las circunstancias actuales va a resultar imposible reunir estos órganos dadas las restricciones existentes como consecuencia del estado de alarma.
  • Las Comunidades de propietarios no disponen de un servicio de control de acceso, y en el caso en que exista socorrista, hay que tener presente que no es una labor propia de su categoría profesional vigilar, además, el acceso al recinto.
  • El uso de otras instalaciones adjuntas (vestuarios, servicios, lavabos) necesitan un control específico, siendo necesario intensificar su limpieza y desinfección.
  • -Se podría añadir que en el supuesto de producirse uno o varios contagios graves de coronavirus, como consecuencia del uso de la piscina, ¿de quién sería la posible responsabilidad?-
parece lógico y lo más prudente, para evitar posibles contagios y problemas de convivencia, que ESTE AÑO LAS PISCINAS COMUNITARIAS PERMANEZCAN CERRADAS. 

Las partidas presupuestarias previstas en los presupuestos anuales de la Comunidad se podrán utilizar para otras partidas extraordinarias que puedan surgir como consecuencia del estado actual, donarlas a Caritas Española en su totalidad o en parte para atender a personas necesitadas o dejarlas como un fondo para imprevistos y no tener que pasar derramas extraordinarias en las circunstancias económicas que se avecinan.

Ya habrá tiempo de reflexionar, acordar y regular lo más conveniente según las circunstancias que tengamos el próximo verano.


lunes, 30 de marzo de 2020

Actividades esenciales en las Comunidades de Propietarios

Este artículo es especial, pero necesario y conveniente para que todos nuestros administrados estén informados sobre la relación de las Comunidades de Propietarios y la Orden Ministerial, anunciada ayer por el presidente del Gobierno.

En estos días de reclusión doméstica no podemos arriesgarnos a que en las Comunidades de Propietarios se produzcan problemas de sanidad por no realizar labores de limpieza de zonas comunes, desinfección de las misma. y recogida de bolsas de basuras (en todas aquellas en que hay un portero o conserje- son unos 22.000-)

Tampoco se puede correr el riesgo de que las instalaciones o servicios esenciales se averíen y no exista una persona concreta que sepa cómo dar al botón que la pone en funcionamiento o bien llama a la Empresa correspondiente para que lo solucione.

Y sobre todo lo más importante: nadie mejor que el portero o conserje para saber las personas que viven solas en un edificio. Y si lleva varios días sin dar señales de vida por algún concepto. Si no están ellos los demás copropietarios no tienen ni idea de su soledad normalmente y cuando aparezca algún fallecimiento, ¿entonces qué? Llamar a las Fuerzas Armadas para desinfecten todos los edificios de Comunidades de Propietarios.

Adjunto acompaño para vuestro conocimiento la circular que hemos recibido del Colegio de Administradores de Fincas.


miércoles, 11 de marzo de 2020

¿CELEBRAMOS JUNTAS DE COMUNIDADES DE PROPIETARIOS?

Este Administrador de Fincas colegiado asistió el pasado sábado día 7,  como propietario de un chalet en una Urbanización de Madrid, a una Junta de la Comunidad de Propietarios. Por problemas diversos existentes la junta era imprescindible realizarla, teniendo en cuenta además que la Comunidad de Madrid  no había publicado ninguna medida extraordinaria por el Coronavirus e incluso el Gobierno de la Nación había autorizado diversas manifestación multitudinarias para el domingo día 8.

En la reunión celebrada pudimos asistir entre 140 y 150 personas (teniendo en cuenta las representaciones existentes), ya que en la primera votación que se celebró los votos contabilizados totales para aprobar las cuentas del ejercicio 2019 fueron 238. 

Todos los asistentes estuvimos dentro de un local de no muy amplias dimensiones durante unas seis horas. Sentados o de pie, con las sillas muy juntas y casi sin poder movernos. A la vista de las medidas publicadas por la Comunidad de Madrid el lunes día 9, se me ocurre preguntar: ¿Se deben seguir celebrando las reuniones de juntas ordinarias o extraordinarias que la mayoría de Comunidades de Propietarios están celebrando desde primeros de año?

Al igual que en nuestro despacho, en la mayoría de los despachos de Administradores de Fincas, venimos celebrando una o dos reuniones diarias desde primeros de año y seguiremos hasta junio en algunos casos. Reuniones que si bien no suelen ser muy numerosas, en ocasiones, por algún problema surgido o por mandato de algún Organismo Oficial, sí asisten bastante propietarios. 

Reuniones que se celebran en diferentes locales: despachos profesionales, salas comunitarias, salones de bares, portales, garajes etc., y donde las distancias entre los asistentes es muy pequeña, por lo que el posible contagio del Coronavirus es bastante posible si alguno de ellos estuviera afectado, aún sin saberlo personalmente.

¿Cómo podríamos prevenir o evitar estas situaciones de contagio?:
  • Aplazar o no celebrar de momento o este año las juntas ordinarias podría ser una de las opciones, salvo que exista algún tema o circunstancia que requieran la celebración.
  • Si la junta ordinaria es de puro trámite al no existir  ningún tema de posible conflicto, se le podría dar al Presidente, Vicepresidente y algún otro copropietario, las representaciones que se consideren convenientes. Con ello la duración de las juntas serían muy cortas y la separación entre los asistentes lo suficientemente amplia para evitar riesgos.
  • Si existe algún tema particular u oficial y se pudiera aplazar éste, se podría celebrar la junta ordinaria sin incluirlo, como se indica en el apartado anterior, y más adelante tratarlo en otra junta como tema monográfico.
  • Si el tema particular u oficial no se puede demorar por su importancia o límite de tiempo para cumplirlo, se tendría que incluir en el orden del día general e intentar dar las mayores representaciones posibles, según proceda. 
  • Si se suspenden muchas, no sabemos por cuanto tiempo, luego será difícil que muchos Administradores de Fincas tengan problemas de agendas para poder convocarlas cuando los Presidentes lo soliciten. 
  • Importante: Hay que tener presente que ahora algunas entidades bancarias, como el nombramiento de las Juntas Rectoras es por un año, llegada la fecha del nombramiento sin celebrar la nueva junta y acordar el nombramiento o continuidad de los miembros de la Junta Rectora, congelan las cuentas y no permiten utilizarlas hasta que se nombren o continúen las personas autorizadas.
Los Presidentes de las Comunidades de Propietarios, sus Juntas Rectoras y sus copropietarios tienen la palabra y la decisión a adoptar.

Se incluye la circular que el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid ha remitido el pasado día 10 a todos sus colegiados para su conocimiento y difusión entre sus administrados.

Anuncios colegiales (66/2020) de 10-03-2020






CELEBRACIÓN DE JUNTAS EN SITUACIÓN DE CORONAVIRUS (COVID-19)


Una vez analizadas las medidas publicadas en el día de ayer por la Comunidad de Madrid por el Coronavirus (pincha aquí), desde CAFMadrid, y en relación a la celebración de juntas de propietarios, se sugiere como medida preventiva y para evitar situaciones innecesarias de contagio que no se celebren las juntas de propietarios previstas salvo que se traten de asuntos de urgente necesidad que no permitan que se retrase su celebración.
En estos casos, siguiendo las indicaciones facilitadas por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (pincha aquí), se sugiere:
  • Mantener una distancia prudencial entre los asistentes a la junta.
  • No darse la mano ni besarse.
  • Toser en un pañuelo desechable o en el hueco del codo en su defecto.
  • Intervenciones breves y concisas que permitan la adopción de acuerdos en la mayor brevedad posible.
Asimismo, en defecto de junta, se recomienda que la junta directiva de la comunidad asuma las decisiones que sean necesarias sobre asuntos de carácter perentorio.
En todo caso, sugerimos que los servicios de administración continúen prestándose a través de servicios remotos como teléfonos, e-mail etc., evitando mantener reuniones presenciales, salvo las estrictamente necesarias y guardando las medidas recomendadas por la Comunidad de Madrid.






domingo, 16 de febrero de 2020

Peligro... gas radón

Este Administrador de Fincas colegiado asistió el pasado martes día 4 de febrero a una jornada técnica organizada en la sede del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, bajo el título: "Cambios Reglamentarios en el Código Técnico de la Edificación (CTE)".

La jornada estaba organizada por el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana -anteriormente denominado Ministerio de Fomento- y su finalidad era  la de informar de las novedades del Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre  que modifica el Código Técnico de la Edificación incorporando un nuevo Documento Básico de Ahorro de Energía, una nueva Sección "Protección frente a la exposición al radón" del Documento Básico de Seguridad y una modificación puntual del Documento Básico de Seguridad en Caso de Incendio en la sección SI2 de "Propagación exterior".

En este último punto, relativo a los incendios en las fachadas exteriores de los edificios, en el turno de preguntas, intervine para mostrar mi extrañeza como Administrador de Fincas colegiado por la modificación que se realiza para proteger a las fachadas de los edificios, cuando esto suele ocurrir como consecuencia del incendio en una vivienda que termina por prender en la fachada de su edificio. Y sin embargo se sigue sin incluir una normativa para prevenir, actuar y proteger a las viviendas domésticas de un incendio. Cuando simplemente con legislar la obligación de instalar unos detectores de humos y en su caso también de CO2, en las viviendas se reducirían los incendios domésticos en un 40% según las Jefaturas de Bomberos de Madrid. Obligación que está implantada en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia y otros países de nuestro entorno.

Pero lo que más me llamó la atención y motivó mayormente mi asistencia a la jornada fue la inclusión de una sección en el CTE sobre la protección frente al radón. Motivación que se ha visto aumentada al tener conocimiento que el Ayuntamiento de Madrid ha empezado a tramitar las ayudas a la rehabilitación financiadas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.

Al leer las actuaciones objeto de subvención incluyen:... "Por último, el programa financiará aquellas obras que permitan reducir de forma efectiva el promedio anual de concentración de radón en el interior de los edificios ..."

Desconozco si esta inclusión referida al gas radón es la primera vez que se realiza o al menos no había reparado en ello hasta ahora. Pero cuando dos Organismos Públicos coinciden a la vez en hablar sobre el tema y subvencionar las actuaciones para reducir su peligro en los edificios me obliga  informar sobre el tema.

Posiblemente, la coincidencia entre los dos Organismos Públicos sea motivada por la Directiva 2013/59/EURATOM del Consejo de la Unión Europea, que en el Capítulo X, DISPOSICIONES FINALES, Artículo 106, Transposición dice:" Los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en la presente Directiva a más tardar el 6 de febrero de 2018", y que hasta la fecha no había sido transpuesto en España.

Algunos Ayuntamientos, como El Boalo, ya habían comenzado a poner en marcha una iniciativa para dar a conocer a sus vecinos todo lo relacionado con los efectos del gas radón sobre la salud de sus ciudadanos, mediante la información, mediciones de concentración y actuaciones sobre los edificios que lo requieran.

Seguro que algunos compañeros Administradores de Fincas colegiados estaréis pensando como yo y como nuestros administrados cuando les informemos: "Ya tenemos una nueva inspección en nuestras Comunidades. Veremos las consecuencias que tiene y si hay que pasar nuevas derramas extraordinarias".

Pasemos a la fase de información:

¿Qué es el gas radón?: Hay que saber que al Radón se le conoce como el asesino silencioso debido a que no puede ser detectado de manera natural por los seres humanos, al ser un gas incoloro, inodoro e insípido, con gran movilidad y gran solubilidad en el agua.

El gas Radón proviene de la desintegración radiactiva del uranio, estando de forma natural presente principalmente en suelos y rocas, como son los procedentes de rocas ígneas (granito) y metamórficas (pizarras y esquistos). El período para que la mitad de sus átomos se desintegren de forma radiactiva es de 3,8 días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el gas Radón es la segunda causa de muerte por cáncer de pulmón (entre el 3% y el 14%) después del tabaco.

Cuando el uranio se desintegra se convierte en polonio (Po212) y plomo (Pb214) y genera el gas Radón el cual se filtra hacia la superficie dependiendo del tipo de suelo y aprovechando los acuíferos subterráneos por su gran solubilidad al agua.

Es más habitual encontrarlo en las plantas bajas de los edificios que en los pisos superiores, debido a que pesa más que el aire, por lo que tiende a depositarse preferentemente en garajes, sótanos, trasteros, cuartos de instalaciones, pero mayormente en lugares bajos en contacto directo con el terreno que tengan poca ventilación y en las primeras plantas de un edificio (hasta la segunda o tercera planta).

El Radón cuando llega a la superficie se desintegra en partículas radiactivas que se mezclan con el aire que se respira y poco a poco, aunque son mas pesadas que el aire, van ascendiendo a las capas superiores de la atmósfera.

En los lugares abiertos no representan peligro para el ser humano puesto que su concentración es muy baja, variando entre 5 Bq/m3 y los 15 Bq/m3 (Bequerelios). -La normativa europea establece para los locales habitables 300 Bq/m3 como nivel de referencia y el límite es de 600 Bq/m3 para zonas sin uso público, aunque como dije, España aún no ha implementado la normativa europea-

Si el gas llegara a acumularse dentro de un edificio, podría suponer un riesgo para las personas que se encuentren en los mismos durante periodos prolongados de tiempo, ya que la exposición a una concentración media durante largo plazo aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón. siendo esa probabilidad incluso mayor en personas fumadoras.

Veamos que nos dice la inclusión de la sección HS6 en el CTE sobre la protección frente al radón:

1. Será de aplicación a los edificios situados en los términos municipales incluidos en el apéndice B, en los siguientes casos:

a) edificios de nueva construcción;
b) intervenciones en edificios existentes:
 i) en ampliaciones, a la parte nueva;
ii) en cambio de uso, a todo el edificio si se trata de un cambio de uso característico o a la zona afectada, si se trata de un cambio de uso que afecta únicamente a parte de un edificio o de un establecimiento;
iii) en obras de reforma, a la zona afectada, cuando se realicen modificaciones que permitan aumentar la protección frente al radón o alteren la protección inicial.

2 Esta sección no será de aplicación en los siguientes casos:
a) en locales no habitables, por ser recintos con bajo tiempo de permanencia;
b) en locales habitables que se encuentren separados de forma efectiva del terreno a través de espacios abiertos intermedios donde el nivel de ventilación sea análogo al del ambiente exterior.

Verificación y justificación del cumplimiento de la exigencia: 

1 Para verificar el cumplimiento del nivel de referencia en los edificios ubicados en los términos municipales incluidos en el apéndice B, en función de la zona a la que pertenezca el municipio deberán implementarse las siguientes soluciones, u otras que proporcionen un nivel de protección análogo o superior:
a) En los municipios de zona I, se dispondrá una barrera de protección, entre el terreno y los locales habitables del edificio, que limite el paso de los gases provenientes del terreno.
Alternativamente, se podrá disponer entre el terreno y los locales habitables del edificio una cámara de aire destinada a mitigar la entrada del gas radón a estos locales. En este caso, la cámara de aire deberá estar ventilada y separada de los locales habitables mediante un cerramiento sin grietas, fisuras o discontinuidades entre los elementos y sistemas constructivos que pudieran permitir el paso del radón.
b) En los municipios de zona II, se dispondrá una barrera de protección, junto con un sistema adicional que podrá ser:
i) un espacio de contención ventilado situado entre el terreno y los locales a proteger, para mitigar la entrada de radón proveniente del terreno a los locales habitables mediante ventilación natural o mecánica;
ii) o bien, un sistema de despresurización del terreno que permita extraer los gases contenidos en el terreno colindante al edificio.
2 Cuando existan locales habitables situados en grandes áreas que no están protegidas, tales como cabinas de vigilante en garajes, podrá emplearse para la protección de dichos locales, como solución alternativa a las establecidas en los párrafos anteriores, la creación de una sobrepresión en el interior del local habitable mediante la introducción de aire del exterior.
3 En el caso de intervenciones en edificios existentes, la aplicación de las soluciones anteriores podrá ajustarse mediante la utilización de soluciones alternativas que, en conjunto, permitan limitar adecuadamente la entrada de radón. En todo caso es necesario que los locales habitables dispongan de un nivel de ventilación interior que cumpla con la reglamentación en vigor de calidad del aire.
4 En el caso de intervenciones en edificios existentes, cuando se disponga de valores medidos del promedio anual de concentración de radón, y alguna de las zonas de muestreo establecidas conforme a dicho apéndice supere el nivel de referencia, se tendrá en cuenta lo siguiente:
a) si se presentan valores comprendidos entre 1 y 2 veces el nivel de referencia, se adoptarán las soluciones correspondientes a municipios de zona I;
b) si se presentan valores que superen 2 veces el nivel de referencia, se adoptarán las soluciones correspondientes a municipios de zona II.

Barrera de protección:
1 La barrera de protección será todo aquel elemento que limite el paso de los gases provenientes del terreno y cuya efectividad pueda demostrarse.
2 Se consideran válidas (y no es necesario proceder a su cálculo) las barreras tipo lámina con un coeficiente de difusión frente al radón menor que 10-11 m 2 /s y un espesor mínimo de 2 mm.
3 La barrera de protección presentará además las siguientes características:
a) tener continuidad: juntas y encuentros sellados;
b) Tener sellados los encuentros con los elementos que la interrumpan, como pasos de conducciones o similares;
c) Las puertas de comunicación que interrumpan la continuidad de la barrera deberán ser estancas y estar dotadas de un mecanismo de cierre automático;
d) No presentar fisuras que permitan el paso por convección del radón del terreno;
e) Tener una durabilidad adecuada a la vida útil del edificio, sus condiciones y el mantenimiento previsto.
4 En intervenciones en edificios existentes, si no es posible la colocación de una barrera con las características indicadas en este apartado, los cerramientos situados entre el terreno y los locales habitables deberán funcionar como una barrera. Para ello se sellarán cuidadosamente las grietas y juntas de estos cerramientos y se cumplirá, al menos, con lo establecido en las letras b) y c) del párrafo anterior.

Espacio de contención ventilado: 
1 El espacio de contención estará constituido por una cámara de aire, pudiendo ser ésta vertical u horizontal en función del cerramiento a proteger, o por un local no habitable. Este espacio dispondrá en todo caso de ventilación natural o mecánica.
2 Para asegurar la ventilación, el espacio de contención deberá conectarse con el exterior mediante aberturas de ventilación que deberán mantenerse libres de obstrucciones.
3 Para la ventilación natural de una cámara de aire horizontal, salvo que se cuente con estudios específicos que permitan otra distribución, las aberturas de ventilación se dispondrán en todas las fachadas de forma homogénea, siendo el área del conjunto de aberturas de al menos 10 cm2 por metro lineal del perímetro de la cámara. En el caso de superficies de menos de 100 m2 , las aberturas podrán disponerse en la misma fachada siempre que ningún punto de la cámara diste más de 10 m de alguna de ellas. Si hay obstáculos a la libre circulación del aire en el interior de la cámara, se dispondrán aberturas que la permitan.
4 Para la ventilación natural de una cámara de aire vertical, salvo que se cuente con estudios específicos que permitan otra distribución, se dispondrán aberturas de ventilación en la parte superior de dicha cámara, colocadas de forma próxima a la cara exterior del muro a proteger, de manera que el conjunto de aberturas sea de, al menos, 10 cm2 por metro lineal.
5 En el caso de emplear locales no habitables como espacios de contención, se considera que la ventilación necesaria establecida por el DB HS3 o por el RITE, según corresponda, es suficiente.
6 En el caso de edificios existentes en los que no exista cámara de aire se podrá implementar una cámara que, aunque no tenga las mismas características de la cámara descrita anteriormente, mejore la protección frente al radón. En este caso la cámara podría construirse por el interior del cerramiento en contacto con el terreno, debiendo ser continua y abarcando toda la superficie a proteger. Además, deberá estar comunicada con el exterior y disponer de una altura o espesor de al menos 5 cm.
7 La eficacia de la solución se deberá comprobar experimentalmente con mediciones de concentración de radón posteriores a la intervención de acuerdo al apéndice C.
8 Cuando no se cumplan las condiciones necesarias para el establecimiento de ventilación natural o se considere necesario aumentar la eficacia de la instalación en el caso de que las mediciones de concentración de radón posteriores a la intervención no ofrezcan valores aceptables, se dispondrán extractores mecánicos. En este caso las aberturas se dimensionarán según las características específicas de la cámara y las aberturas de admisión se situarán lo más lejos posible de la abertura de extracción para facilitar la ventilación del espacio. Las bocas de expulsión estarán situadas conforme a lo especificado en el apartado 3.2.1 del DB HS3, excepto lo relativo a la disposición en cubierta, que se considera opcional.

Despresurización del terreno :
1 El sistema de despresurización del terreno se configurará mediante una red de elementos de captación, formada por arquetas o tubos perforados instalada en una capa de relleno granular que favorezca la circulación del aire, situada bajo el edificio, conectada a un conducto de extracción y un sistema de extracción mecánica.
2 Las bocas de expulsión estarán situadas conforme a lo especificado en el apartado 3.2.1 del DB HS3. En el caso de que no fuera posible su disposición en cubierta se deberán cumplir al menos el resto de condiciones descritas en dicho apartado.
3 En el caso de intervenciones en edificios existentes, si no es posible la instalación del sistema bajo el edificio accediendo desde la solera o desde el exterior, se podrá instalar de forma perimetral en el terreno exterior junto al edificio. En cualquiera de estos casos será necesario un estudio específico de la cimentación y la circulación del aire bajo el edificio.
4 Si la capa de relleno no es continua debajo del suelo a consecuencia de la presencia de obstáculos como puedan ser partes de la cimentación, deberá facilitarse esta continuidad mediante la apertura de huecos en los obstáculos o, si esto no fuera posible, situando elementos de captación en cada una de las distintas zonas.
5 En el caso de muros, se podrá utilizar un sistema similar adaptado a las circunstancias particulares de los mismos.
6 La eficacia del sistema se deberá comprobar experimentalmente con mediciones de concentración de radón posteriores a la intervención de acuerdo al apéndice C.
7 Cuando se considere necesario aumentar la eficacia de la instalación en el caso de que estas mediciones no ofrezcan valores aceptables, podrá incrementarse el caudal de extracción, introducirse nuevos elementos de captación u otras soluciones. 

Construcción de las condiciones particulares de ejecución de los sistemas de protección frente al radón:


Barrera tipo lámina:
1 La barrera se colocará sobre una superficie limpia y uniforme, de tal forma que no se produzcan fisuras que permitan la entrada del gas radón.
2 Cuando la lámina se vaya a colocar sobre el terreno o sobre una capa de material granular, será necesario garantizar la uniformidad y limpieza de la superficie de asiento, asegurando la ausencia de elementos que puedan dañar la barrera. Para ello se deberá disponer una capa de hormigón de limpieza o mortero de cal hidraúlico.
3 Si la barrera no tiene características de antipunzonamiento se colocarán capas de protección antipunzonamiento.
4 La barrera se reforzará en las esquinas, los rincones, los puntos en los que atraviesa los muros, en el paso de conducciones y en otros puntos débiles en los que se pueda prever una reducción de sus propiedades, salvo que en las especificaciones de la barrera se establezcan condiciones particulares.
5 Los encuentros con otros elementos, los puntos de paso de conducciones, los solapes y las uniones entre distintas partes de la barrera se sellarán convenientemente según las especificaciones de la barrera para evitar las discontinuidades entre los diferentes tramos. El sellado debe realizarse con productos que garanticen la estanquidad al gas radón, como pinturas aislantes, recubrimientos de capas plásticas, masillas flexibles, perfiles de goma u otra solución que produzca el mismo efecto.
6 La barrera horizontal deberá prolongarse por los paramentos verticales (muros, fachadas) hasta 20 cm por encima de la cota exterior del terreno.
7 Los pozos de registro, arquetas de acometida, huecos o patinillos en contacto con el terreno y todos aquellos elementos que supongan una discontinuidad de la barrera, serán en la medida de lo posible estancos a los gases y se realizarán:
a) con hormigón armado impermeable al agua;
b) con una capa de material impermeable al agua;
 c) disponiendo de una barrera frente al radón.

Cámara de aire horizontal ventilada :
1 En el caso de cámara de aire horizontal la superficie del terreno bajo la cámara es conveniente que disponga de una capa de hormigón de limpieza.

Cámara de aire vertical ventilada :
1 Como cámara de aire vertical ventilada podría considerarse una cámara bufa exterior o un patio inglés continuos, aunque no estén totalmente abiertos por la parte superior.

Sistemas de despresurización :
1 Los elementos de captación, tanto arquetas como tubos perforados, deben situarse centrados en el espesor de la capa de relleno especificada en el apartado 3.3, para que se utilice toda su superficie en la extracción del aire.
2 Cuando se vierta directamente el hormigón de la solera sobre la capa de relleno, ésta se protegerá, por ejemplo, mediante una capa de geotextil, para evitar que sus huecos se saturen, así como que se inutilicen las arquetas o los tubos perforados.

Mantenimiento y conservación: 
1 Las operaciones necesarias durante la vida de los sistemas de protección frente al radón para asegurar el funcionamiento, aumentar la fiabilidad y prolongar la duración de la misma, se englobarán en un plan de mantenimiento.
2 Deben realizarse al menos las operaciones de mantenimiento que, junto con su periodicidad, se incluyen en la tabla 6.1 y las correcciones pertinentes en el caso de que se detecten defectos. Deben además seguirse las especificaciones concretas de los materiales y sistemas empleados para garantizar la durabilidad de los sistemas de protección:




Operaciones de mantenimiento:
                                                               Operación                                           Periodicidad

Conductos                 Limpieza                                                                              1 año     
                                  Comprobación de la estanqueidad aparente                        5 años
Aberturas                  Limpieza                                                                              1 año
Extractores                Limpieza                                                                              1 año
                                  Revisión del estado de funcionalidad                                  5 años
Filtros                        Revisión del estado                                                             6 meses
                                  Limpieza o sustitución                                                        1 año
Sistemas de control   Revisión del estado de sus automatismos                           2 años

NOTAS: Para mayor información:

Código Técnico Edificación: Documento Básico HS- Salubridad
Mapas de zonas expuestas al radón:
Consejo de Seguridad Nuclear (https://www.csn.es/mapa-de-esposicion-al-radon-en-espana)