Buscar este blog

lunes, 3 de julio de 2017

Covenio Laboral de Empleados de Fincas Urbanas -2ª parte

El Presidente del Sindicato de empleados de fincas urbanas de la Comunidad de Madrid (SEFUCOM) ha enviado tres comentarios al artículo publicado el pasado mes de enero titulado el Convenio de Empleados de Fincas Urbanas de Madrid (Para verlo pulsar aquí ).

Como la contestación a estos tres comentarios pudiera ser extensa, prefiero hacerla mediante este  nuevo artículo.

El primero de ellos decía: "El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, ni muestra, ni ha mostrado nunca ningún interés en arreglar la situación en la que nos encontramos los empleados de fincas urbanas de Madrid."

Comentario al que contestaba diciendo: "Sr. Presidente, algunos Administradores de Fincas colegiados estamos convencidos que sería lo mejor para los propietarios y el colectivo de e.f.u.C.M. que el Colegio de AFM. asumiera la responsabilidad de representar a la propiedad en las negociaciones del convenio, paralizado desde que se aprobó el último en 2001.

Sabemos que no es fácil, pues el Colegio de AFM no puede arrogarse esa representación por sí. A los propietarios los podemos representar mediante autorización y en estos momentos es precisamente lo que estamos haciendo para representar a las Comunidades de Propietarios en las relaciones telemáticas con las diferentes Administraciones Públicas. Acuerdos de autorización que se están aprobando en juntas de propietarios.


Una vez autorizados en juntas de propietarios para representarlos en la negociación del convenio, el Colegio de AFM, que nos representa a todos los Administradores, consideramos que podría ser un interlocutor válido.

Sin olvidar que nuestras principales obligaciones y defensa serían los intereses de nuestros administrados, los propietarios. Pero seríamos los más equitativos y justos en la negociación, por conocer mejor que nadie al colectivo de empleados de fincas urbanas."

El segundo comentario pregunta: ¿entonces hay un vacío legal?, ¿no se puede negociar nuevo convenio laboral?

¿Hay un vacío legal? Indudablemente, para negociar un nuevo convenio laboral tienen que existir dos partes: la propiedad y los sindicatos o el sindicato que representen a los empleados de fincas urbanas.

Desaparecida  la Cámara de la Propiedad Urbana (CPU) por Decreto 17/2003 de 13 de febrero del Consejo de Gobierno y aunque en 1995 pasaron a la Comunidad Autónoma de Madrid, las competencias de la CPU, la realidad es que actualmente no existe un representante legal de la propiedad urbana.

Que recuerde, desde que soy administrador de Fincas colegiado, las Comunidades de Propietarios nunca han tenido relación con la CPU. Esa relación ha sido de tipo individual por los propietarios de viviendas que las tenían alquiladas, y tenían que pagar una cuota de afiliación. Estos, cuando necesitaban una información legal, realizaban sus consultas directamente a la CPU. Los propietarios de Comunidades de Propietarios dirigían sus consultas a los Administradores de Fincas colegiados, y nosotros, si era necesario por desconocer la respuesta legal, la dirigíamos a la asesoría jurídica del Colegio de Administradores de Fincas. 

Dado que algunos acuerdos adoptados en los convenios aprobados entre los años 1977 y 1990, los Administradores de Fincas colegiados considerábamos que no eran equitativos para nuestros administrados, se propuso y aceptó que el entonces gerente del Colegio de Administradores de Fincas, D. Ildefonso Martín, participara como asesor, a titulo personal, de la representación de la CPU.

Por lo tanto sólo queda una de las partes para negociar el convenio, los sindicatos, no existiendo la representación de la propiedad.

Es por lo que se propone que, o bien directamente la Comunidad Autónoma de Madrid o el Ministerio de Fomento, por Decreto o Ley, nombre al Colegio de Administradores de fincas como representante de la propiedad urbana para negociar el convenio de empleados de fincas urbanas, (no olvidemos que la primera representación de la propiedad urbana por la CPU, la aprobó solamente el entonces Ministerio de la Vivienda).

Y a mayor abundamiento: La Orden de 20 de enero de 1971, por la que se aprobaba la Ordenanza Nacional de trabajo de los empleados de fincas urbanas, en su artículo 11; la Orden de 13 de marzo de 1974, en sus artículos 5º y 11º; la Orden de 29 de diciembre de 1978, en su artículo 14.5 y el último convenio publicado por la Conserjería de trabajo de la CAM, publicado en el BOCM el 16 de enero de 2002, en su artículo 5º son importantes para resaltar el papel de los Administradores de Fincas colegiados. 

En todas ellas se especifica que las instrucciones a los empleados de fincas urbanas serán dadas única y exclusivamente por el propietario del inmueble (propiedad vertical) o sus representantes legales, el Presidente o el Administrador de la Comunidad de Propietarios (propiedad horizontal), 

La otra opción, como le decía al Sr. Presidente del Sindicato de empleados de fincas urbanas de la Comunidad de Madrid en la contestación a su primer comentario, sería que a los Administradores de Fincas colegiados se nos autorizará en juntas de propietarios por cada Comunidad, que les representemos para la negociación del convenio de empleados de fincas urbanas.

Una vez autorizados en juntas de propietarios para representarlos para negociar el convenio, el Colegio de AFM, que nos representa a todos los Administradores, consideramos que podría ser un interlocutor válido.

El tercer comentario dice: Lo normal en estos casos es de lógica hay interesados e intereses de segundos y terceros que no interesa arreglar la situación actual, si llevamos a cabo una huelga indefinida de l@s 22.000 trabajadores otro gallo cantaría, pero eso ya va a ser un imposible.

Desconozco a qué intereses se puede referir en su comentario y cuales son los interesados en que la situación actual continúe. Desde luego que los Administradores de Fincas colegiados no tenemos ningún interés en que no se actualice el convenio y que continúe la situación actual indefinidamente. Nuestros administrados, los propietarios de viviendas, salvo casos excepcionales, ni siquiera son conocedores de esta situación. Máxime cuando cada año se les sube el sueldo a sus empleados, según lo estipulado en el convenio.

Además los Administradores de Fincas colegiados, por experiencia propia, sabemos que un edificio que cuenta con un empleado de finca, se conserva mucho mejor que otro que carece de él. Y que la convivencia entre sus moradores también suele ser mejor que el  que no tiene empleado propio. Aunque, también, a todo ello hay exepciones.


Quizás la parte de ese convenio que más les puede interesar a su colectivo sea la económica, pues se rigen por la variación del Indice de precios al consumo (I.P.C.) que en la actualidad es de 610,06 € y no por el Salario Mínimo Interprofesional (S.M.I.) que es de 707,70 €. Pero, como digo en mi anterior artículo, no olvidemos que la decisión de regirse  por el índice de precios al consumo (I.P.C.) fue a propuesta de los sindicatos aprovechando el incremento del "boom del ladrillo". Decisión equivocada, a mi parecer, a lo largo del tiempo.

En cuanto a la realización de una huelga indefinida de los 22.000 trabajadores, aunque sea un derecho del trabajador realizarla, no creo que fuera la solución para la renovación del convenio. Pues lo más probable es que fuera perjudicial para todos, empleados y propietarios y las consecuencias imprevisibles.