Buscar este blog

lunes, 29 de enero de 2018

El BIM que nos viene

Si preguntamos a nuestros administrados, incluso a algunos compañeros administradores, qué es BIM (sinónimo de Building Information Modeling -Modelado con información para la Construcción-), seguro que la mayoría nos daría una respuesta muy diferente y a continuación la pregunta más frecuente sería: ¿pero qué es BIM?

Y ello no es de extrañar, pues en todo lo que he leído y en lo que he oído y visto en todas las jornadas técnicas a las que he asistido relacionadas con la metodología BIM, los autores de los escritos o los ponentes de las jornadas, especialistas en BIM,  han dado numerosas respuestas, la mayoría diferentes. Quizás porque BIM no es solo una de ellas, o es el conjunto de todas ellas.

Unos dicen que BIM es una herramienta que los proyectistas van utilizando y a la que tienen que ir adaptándose por convicción u obligación. Otros dicen que es una metodología de trabajo que permite realizar y gestionar los proyectos de construcción en todas sus fases y durante todo el ciclo de vida del edificio, mediante modelos virtuales en los que pueden intervenir conjuntamente los diferentes agentes implicados. Hay quien dice que BIM no es un software, sino una forma de trabajar que consigue compartir información y relacionar a todos los profesionales que participan en el proceso de diseño, construcción y mantenimiento de los edificios. Para otros sí es una clase de software, o más bien el modelo en tres dimensiones (3D) virtual de los edificios, en el que existe una base de datos del edificio proyectado que se puede consultar y utilizar de forma fácil, virtual o numérica.

Cuando comencé a colaborar en un despacho de arquitectura, los planos de los proyectos se realizaban  en dos dimensiones (2D), que era como se dibujaban los diferentes planos de cada proyecto en todos los estudios de arquitectura e ingeniería. Posteriormente  se fue incorporando el programa AutoCAD,  con lo que se podía dibujar en dos o tres dimensiones. Pero en ambos sistemas, en 2D o 3D, los diferentes elementos que componen el edificio sólo se diferencian, a lo sumo, por el grosor del trazo de la línea que compone cada parte del edificio.

Sin embargo, si se comienza a trabajar en BIM se construye el edificio de forma virtual, pero realizando los planos, en lugar de con líneas en 2D, con elementos reales de construcción como si se estuviera fabricando el edificio con su estructura, forjados, muros, fachadas, cubiertas, instalaciones, etc.
  
Una de las ventaja sobre los proyectos en 2D, es que al estar construido en un modelo virtual, todos los cambios que se realicen posteriormente se modifican directamente en cada uno de los diferentes planos del proyecto, como plantas, alzados o instalaciones.

Además, al tener construido el propio edificio de forma virtual, se pueden resolver a priori muchos de los problemas que luego se presentan en la obra, como pueden ser las interferencias entre las instalaciones de calefacción, refrigeración, electricidad, fontanería, etc., con lo que se ahorran costes y tiempos de ejecución.

La metodología BIM no sólo nos da la información gráfica, sino también las mediciones y propiedades de todos sus componentes, incluida información de cada elemento del edificio como su estructura, instalaciones, conductos, tuberías, etc.

Igualmente nos da datos del calendario de su construcción y del personal que será necesario para ejecutarlo en tiempo y forma. Así mismo se puede saber en todo momento el costo de lo ejecutado y  de lo pendiente de realizar.

Una de sus características más importantes radica en que sirve para evitar determinados riesgos durante la construcción, al igual que durante el ciclo de vida del edificio -al parecer, si sucede un siniestro en la obra, mediante BIM, va a ser más fácil determinar las causas del mismo y los responsables del daño-. También los distintos profesionales que puedan participar del proyecto se pueden coordinar de forma más eficiente.

Ya tenemos una idea de lo que es BIM, pero ¿por qué digo el BIM que nos viene, si los Administradores de Fincas colegiados  no realizamos proyectos de edificación, ni nunca los vamos a proyectar?

La respuesta es muy sencilla: diversos estudios realizados sobre el ciclo de vida de los edificios determinan, que si consideramos  como 100% el costo de vida de un edificio desde que se proyecta, construye y se utiliza hasta su demolición, el 5% corresponde a la fase de proyecto, el 20% a la de construcción y el 75% a la conservación y mantenimiento.

Eso quiere decir que los Administradores de Fincas colegiados van a ser responsables de administrar el 75% del costo de todos los edificios del sector  residencial que se construyan a partir de ahora bajo la metodología BIM, y para ello, digo yo, que deberían empezar a conocer con más profundidad la mencionada metodología con todos los beneficios y dificultades que pueda representar. Hace unos días, en una jornada técnica oí decir a un ponente, arquitecto de Valladolid, ante la pregunta de si era muy complicado aprender a proyectar con ese nuevo sistema: ¡La mayor dificultad radica en la primera vez que se realiza, luego es aplicar experiencia!

Dado que todos los datos  almacenados en el modelo BIM son útiles, no solamente durante las fases primeras de proyecto y construcción, sino que pueden ser utilizados durante todo el ciclo de vida del edificio, se podrán reducir esos gastos de conservación y mantenimiento que representan el mayor coste del edificio.

Y no se está hablando a largo plazo: BIM es una herramienta que a corto y medio plazo no tendremos más remedio que tener en cuenta, ir conociéndola y aprender a trabajar con ella. Pues como dicen los que han aprendido a utilizarla, "BIM ha venido para quedarse", y revolucionar la tradicional forma de ejecutar los proyectos de edificación.

Según los expertos del concepto BIM, se comenzó a aplicar en el año 1984, pero  no fue hasta 2002 cuando comenzó a aplicarse de forma más general en los proyectos de construcción. Posteriormente, desde 2011 el Reino Unido lo exige para las contrataciones de obras públicas y Francia desde 2014.
La Directiva Europea 2014/24 CE prevé y prescribe el uso de esta tecnología en todos los países de la Unión Europea. En España en 2015 se creó la Comisión BIM, compuesta por diferentes agentes y organizaciones tanto del sector público como privado para impulsar la implantación del BIM en el sector de la construcción española.

AENA ha sido recientemente la primera empresa pública que solicita la certificación profesional de asistencia técnica para el diseño de su plan de BIM en el pliego de condiciones de un concurso.

Todo ello quiere decir que a muy corto plazo los edificios residenciales que se construyan con intervención pública van a exigir que sea bajo esta metodología BIM, y que cuando se terminen y se adjudiquen las viviendas, algunos Administradores de Fincas colegiados van a tener que conservarlos y mantenerlos sabiendo, al menos, como se aplica y sus beneficios para reducir esos gastos que representan el 75% del coste general en su ciclo de vida.

Pero hay algo más. Hará dos años que en una jornada celebrada en el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, se trató el tema del BIM, y uno de los ponentes era un promotor particular que en plena crisis de la construcción, manifestó que estaba realizando catorce promociones de viviendas particulares, todas bajo la metodología BIM por los importantes ahorros que les representaba tanto por reducción de los tiempos de ejecución de proyectos -los habían encargado a varios estudios de arquitectura-, como por los ahorros en tiempos de construcción y organización de personal y material en las obras. Supongo que parte de esas promociones ya  se habrán terminado y entregado a sus nuevos propietarios, y las restantes estarán a punto de entregarse. Algún Administrador de Fincas colegiado se estará encargando de administrarlas.

Es tan importante conocer la metodología BIM para la conservación y mantenimiento posterior de los edificios, que algunos colectivos como los de Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Construcción, están preparando a sus colegiados no sólo para la fase de construcción, sino también para encargarse de la fase de conservación y mantenimiento de esos edificios, debido al nuevo campo de "negocio" que preven que se les puede presentar.

Puede que a los Administradores de Fincas colegiados nos resulte más interesante que exista un agente externo que se encargue de todo lo relacionado con el BIM, como ocurre con el mantenimiento de los ascensores, calderas, e incluso informes jurídicos o técnicos sobre  construcción etc. puesto que como suele ocurrir en las Comunidades de Propietarios, si somos nosotros los que asumimos esa responsabilidad, no nos lo van a a compensar económicamente, y sí se lo van a pagar a cualquier otro profesional que no sea su Administrador. Pero en cualquier caso deberemos conocer la metodología por si asumimos esa nueva responsabilidad o, en cualquier caso, para poder opinar con conocimiento de causa sobre lo que un técnico contratado opine al respecto de la conservación y mantenimiento.

Nuestro Colegio de Administradores de Fincas de Madrid debería comenzar a impartir cursos relacionados con la metodología BIM, sobre todo en la fase de conservación y mantenimiento.


domingo, 7 de enero de 2018

¿Están preparados los técnicos para la rehabilitación?

En el IV Congreso de Edificios de Energía Casi Nula (EECN), celebrado en Madrid los días 13 y 14 de diciembre, uno de los ponentes durante su exposición manifestaba: "Los docentes están despegados de la industria respecto a la rehabilitación". Se puede afirmar que no sólo respecto a la industria, si no también respecto al mercado laboral para el que se supone preparan a nuestros jóvenes con sus planes de estudio.

¿Por qué digo esto? Veamos lo que he vivido hace pocos días en un intervalo corto de tiempo:

La otra tarde entramos mi esposa y yo en una cafetería para merendar. El local estaba casi al completo, pero había una mesa libre al fondo. La mesa era para dos personas sentadas una frente a la otra, igual que las cercanas y todas estaban bastante juntas.

En la mesa situada a mi derecha había una chica y un chico bastante jóvenes -unos 23 ó 24 años-. Ella era la más joven de los dos y parecía inglesa, por su aspecto físico y además hablaba casi siempre en ingles.

El, un poco mayor, español y hablaba un ingles muy fluido en su conversación con ella.

Cuando llevábamos un rato sentados y ya nos habían servido nuestra merienda, nos llamó la atención que ella sacó su móvil e intentaba sujetarlo sobre una de las tazas de su café y un servilletero, a fin de hacerle un vídeo al chico.

Como este era bastante alto, le decía a la chica que se podía agachar un poco en la silla para que lo grabara mejor. Ella ya lo tenía enfocado y le dijo que no hacía falta.

Entonces empezó a hacerle al chico unas preguntas sobre Le Corbusier- arquitecto nacido en suiza, pero nacionalizado francés en 1930, y al que se le conoce mundialmente con ese seudómino-.

El chico contestaba a sus preguntas en español, mirando a la cámara del móvil que lo grababa, con un tono de voz un poco alto, pausadamente y modulando para que se le entendiera. Con respuestas muy seguras y entusiasmado de hablar de ese arquitecto al que, al parecer, lo tenía como ejemplo y modelo.

Decía que lo consideraba uno de los más dignos representantes de la arquitectura moderna y uno de los que más habían influido en la arquitectura del siglo XX. Que había cambiado el mundo por medio de la arquitectura y sobre todo con sus ideas innovadoras basadas en cinco puntos -en google se puede ver con "Le Corbusier, arquitecto francés"-

Al parecer la entrevista estaba motivada por un trabajo que ella tenía que hacer y para lo que tendría que entrevistar a otros compañeros de él con las mismas preguntas -¿quizás por ser estudiante de periodismo?-

Cuando él terminó de contestar a una de las preguntas, ella empezó a recoger el móvil y el chico le pregunto: -¿No hay más preguntas?

No, esta era la última- contestó ella.

Entonces con gran sorpresa de mi esposa e incluso para mí, espontáneamente y sin pensarlo, me dirigí al chico y le dije: -A mi sí me gustaría hacerte una pregunta si no tienes inconveniente.

- Adelante, no tengo inconveniente.

- Por lo que os he oido, entiendo que eres un estudiante de arquitectura.

- Efectivamente.

- ¿Qué curso estudias?

- Quinto curso. Este año termino y sólo me faltará el proyecto fin de carrera para tener el título de Arquitecto.

- ¿Me puedes decir si durante la carrera estudiaís la asignatura sobre rehabilitación constructiva como una asignatura importante, o sólo como una "maría"? - "maria" se les llama a las asignaturas, digamos que de relleno y que no tienen mucha importancia para la nota final-

- Se estudia poco, pero es que además es una asignatura optativa, por lo que se puede elegir entre ella y otras varias. Luego, cuando terminas y tienes el título de arquitecto, se puede hacer un Máster.

- Muchas gracias por tu respuesta y, si me admites un consejo; en cuanto puedas realiza ese Máster sobre rehabilitación porque actualmente en el mercado laboral y durante un tiempo, es donde van a existir mayores posibilidades de trabajo como arquitecto.

Como habíamos terminado de merendar, mi esposa y yo nos despedimos de ambos deseándoles suerte en sus estudios y una pronta colocación para el ejercicio de sus profesiones.

Os preguntaréis por qué cuento todo esto. Muy sencillo, este chico confirmaba algo que nos viene sucediendo a los Administradores de Fincas colegiados y perjudicando a nuestros administrados.

Probablemente él, y todos los compañeros de su curso que aprueben, en menos de un año estarán legalmente capacitados para ejercer la profesión de arquitectos.

Según el Real Decreto Ley 7/2015, se les considerará como técnicos cualificados para intervenir en obras de rehabilitación y eficiencia energética. Puede que él, o algunos de sus compañeros de promoción, no puedan o quieran hacer ese Máster sobre rehabilitación. Pero, sin embargo, podrán hacer trabajos que afecten a la rehabilitación de los edificios de nuestras Comunidades de Propietarios y no han sido preparados para ello. No tienen ni preparación ni experiencia en esa importante materia.

Hace cinco años que se viene oyendo decir que la rehabilitación y la eficiencia energética son muy importantes. Que ahora el "negocio" de la construcción está en la rehabilitación de todo el parque inmobiliario existentes. Pero que la rehabilitación no cala en la sociedad, que no termina de arrancar su implantación en las Comunidades de Propietarios.

Pero el tema no termina con los arquitectos. A los pocos días asistí invitado a una jornada informativa: "Formación Universitaria de los ingenieros en materia de accesibilidad" en la sede de la Real Academia de Ingeniería.

Durante la misma, los ponentes volvieron a plantear la misma cuestión. La falta de formación sobre la materia de accesibilidad durante la carrera de los ingenieros.

Incluso uno de los ponentes, D. Pedro Aguado, Director General de la Escuela Técnica de Ingenieros, expuso que aunque el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, en su artículo 3.5. dictamina que "entre los principios generales que deberán inspirar el diseño de los nuevos títulos, los planes de estudios deberán tener en cuenta que cualquier actividad profesional debe realizarse respetando los derechos fundamentales y de igualdad entre hombres y mujeres, así como desde el respeto y promoción de los Derechos Humanos y los principios de accesibilidad universal de las personas con discapacidad, por lo que deberán incluirse, en los planes de estudios en que proceda, enseñanzas relacionadas con dichos derechos y principios". (Para verlo pulsar aquí)

A pesar de ello, actualmente de 71 Universidades españolas, 47 no tenían incluidos en sus planes de estudios contenidos de accesibilidad.

A quien corresponda... hace cinco años que estos chicos, de quinto de Arquitectura, están preparándose para salir a desarrollar todas sus ideas e ilusiones. Es lógico que sueñen y se esfuercen con poder hacer realidad esos nuevos edificios que tienen en sus mentes, pero la realidad actual es un poco dura con ellos.

La mayoría, si quieren ejercer, tendrán que marcharse fuera de España - ¿sudamérica podría ser el destino de nuestros jóvenes?- Casualmente ayer cogí un taxi y el taxista me comentó que su sobrino es Arquitecto, pero que se tuvo que marchar a Colombia para poder trabajar. Aunque ha tenido que volver pues no ganaba ni para cubrir sus gastos. Ahora se está preparando a una oposiciones para la Policía Nacional. Aunque lo que más me ha dolido es escuchar que dice: ¡para eso he estudiado cinco años de arquitectura!

Rehabilitación no es crear algo nuevo, pero si es dar vida a algo existente que estaba en decadencia. Rehabilitar bien un edificio puede ser tan satisfactorio como crear uno nuevo. Prueba de ello lo tenemos en algunos ejemplos conseguidos.

¿Y qué se está haciendo para prepararlos? ¿Qué hacen nuestros políticos para solucionar este problema? ¿No son conscientes los RESPONSABLES de esas Escuelas Universitarias de la importancia de incluir esa asignatura primordial para el futuro de sus alumnos?

Una de las barreras que impiden concienciar a la sociedad de la importancia de la conservación de sus edificios, mediante la rehabilitación y la eficiencia energética, es la poca preparación que en ello tienen la mayoría de los agentes que intervienen en esas rehabilitaciones: técnicos, empresas constructoras, y mano de obra cualificada. Y ello no solo ocurre en España, sino también en la Unión Europea.

La Asociación Continental de Edificios Automatizados (CABA) ha publicado un informe que examina la brecha en la formación académica en las industrias del hogar conectado y los edificios inteligentes y la escasez significativa de profesionales formados en el sector.

Algunos de los agentes involucrados ya han comenzado a prepararse:
  • El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid está impartiendo entre sus colegiados unas jornadas formativas sobre: "El Informe de Evaluación de los Edificios y su repercusión en nuestros administrados". de las cuales se han celebrado dos con gran asistencia de colegiados y tiene programadas varias más para 2018.
  • La Fundación Laboral de la Construcción ha creado un centro pionero en formación de rehabilitación en España, ubicado en Santiago de Compostela, y donde prevé que pasen más de 2.000 alumnos en 2018. Con ello trata de cubrir la falta de perfiles de trabajadores claves en oficios tradicionales (madera, cantería o forja) a través de la cualificación en técnicas y materias sobre eficiencia energética, industrialización, nuevas tecnologías, etc. (Fuente: Juanjo Bueno- SU VIVIENDA- EL MUNDO)

¿Cuando vamos a tomar conciencia de la importancia de tener unos técnicos, no solo con título, si no además preparados? No todos los que se gradúan pueden permitirse costear un Máster que podrían haber estudiado durante los años de carrera, sin costo adicional.

En el IV Congreso de Edificios de Energía Casi Nula (EECN) otro de los ponentes manifestaba que: "en los edificios que se han construido, existe una experiencia positiva con el trabajo conjunto de Arquitectos e Ingenieros".

Es algo estupendo esa colaboración conjunta de arquitectos e ingeniero y que por experiencia propia vengo proponiendo incluso para la realización de los informes de evaluación de los edificios, al tener que informar sobre obra civil e instalaciones.

Pero, si a las actuales promociones de arquitectos e ingenieros no los preparan durante sus estudios sobre el tema de la rehabilitación, ¿que hacemos con todo el parque inmobiliario existentes que CONSTA DE varios millones de edificios? Malo es que no tengan experiencia, pero peor es que no tengan preparación. -Según datos del Centro Nacional de Energías renovables (CENR) se estima que en España es necesaria la rehabilitación de 12,7 millones de viviendas-.

Construir bien es un arte que con buena preparación académica, a medida que se obtiene experiencia, lleva a realizar buenos y grandes proyectos. Pero rehabilitar edificios no se parece en nada a construir. Ahí sí que se necesita preparación académica y experiencia, pues sin ambas los resultados pueden ser desastrosos.

La rehabilitación de los edificios es una de las áreas en que, por otra parte, el propio Gobierno está dándole una importancia extrema para activar el sector de la construcción orientado en la rehabilitación, la eficiencia energética y los edificios de Energía Casi Nula.

¿Cuándo ADAPTAREMOS los planes de estudio a la realidad laboral actual? 
¿Es que, presumiblemente, no es importante prepararlos? ¿Es que, presumiblemente los docentes actuales no están preparados para impartir esas materias? ¿Para eso han estudiado nuestros jóvenes cinco años?... ¿para preparar oposiciones para ejercer otra profesión distinta a la que soñaron?

¡Actualización ya! Nuestros administrados y la sociedad en general lo agradecerán.