VENDO COCHE ELECTRICO... CON LA PILA RECIEN RECARGADA

Desde hace casi dos meses, cuando me despierto o me acuesto y pongo la radio o la televisión para oír/ver las noticias, una de las que más me llaman la atención y preocupan, son las relacionadas con el aumento de la factura de la luz por el incremento del precio del megavatio.

Ese precio está batiendo aumentos diarios que nadie sabe como parar, o no interesa, respecto a solo unos meses atrás. Pero que ya triplica o cuadriplica el coste que tenía hace pocos meses y que el Gobierno compara con los precios de 2017 o 2018.

El lunes 14 de septiembre de 2021 el precio del megavatio está en 154,16 euros, y algunos expertos dicen que podría llegar antes de fin de año a los 200,00 euros.  Pero eso no es lo peor, puesto que también se vaticina que la escalada diaria podría seguir hasta el verano de 2022.

Como es lógico, ese aumento del megavatio repercute en el coste del recibo de la luz que los usuarios recibimos y está afectando a la economía de muchas personas y negocios.

A diario nos presentan ejemplos de personas que por enfermedad o cualquier otra circunstancia, necesitan estar enchufados a alguna máquina las veinticuatro horas del día y no pueden hacer uso de sus máquinas en las horas valle, en las que el precio de la luz es el más barato... (sí, ese horario en el que recomiendan poner las lavadoras para, al tender la ropa, despertar a los propietarios de las Comunidades de Propietarios, con la música celestial que producen las cuerdas de tender al desplazarse por las ruedas de los tendederos que están casi oxidadas). 

Igualmente nos presentan los casos de empresarios y autónomos que por las características de sus negocios deben tener permanentemente conectadas sus máquina de trabajo, y el aumento del recibo de la luz va ya por un 30% o 40% respecto al de hace unos pocos meses.

Pero existe un tema del que no le he oído hablar a nadie: ni periodistas, ni tertulianos,  ni políticos. Es como si fuera un tema tabú.

El 15 de febrero de 2019 se aprobó el Real Decreto 72/2019 mediante el cual se puso en marcha el programa MOVES, vigente hasta diciembre de 2019, que "incluía un plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos que incluía, entre otros, el despliegue masivo de infraestructura de recarga como clave para el impulso del vehículo eléctrico".

A la finalización de este programa, se aprueba una segunda edición, denominada MOVES II, mediante el Real Decreto 659/2020, de 16 de junio, que modifica ciertos requisitos de la primera edición para conseguir una mejor contribución a los objetivos de descarbonización del sector transporte.

El 13 de abril de 2021, se publica el Real Decreto 266/2021, por el que se aprueba la concesión directa de ayudas a las comunidades autónomas y a las ciudades de Ceuta y Melilla para la ejecución de incentivos ligados a la movilidad eléctrica.

Finalmente, el pasado 22 de julio se publica en el BOCM  el extracto de 15 de julio de 2021, de la Resolución de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid, por la que se convoca la concesión de ayudas a la movilidad eléctrica del Programa MOVES III, para los años 2021-2022 y 2023.

Y ahora me pregunto: ¿alguien ha oído algún comentario de cómo está y va a influir el aumento del coste de la luz en la recarga de los coches eléctricos?,¿Qué tenemos que informar los administradores de Fincas colegiados a nuestros administrados al respecto?

Hasta ahora estábamos informando a nuestros administrados de la conveniencia de realizar instalaciones para dejar los aparcamientos comunitarios preparados para que cualquier usuario del edificio pudiera recargar su vehículo eléctrico. Pero ahora, con el aumento del recibo de la  luz a diario, ¿qué le decimos? ¿Que a las 12 de la noche baje al garaje para enchufar la carga de su coche, cuando a lo mejor se tiene que levantar a las 6 o 7 de la mañana para ir a trabajar?

¿Es conveniente ahora comprar un coche eléctrico, en las circunstancias actuales, a pesar de las posibles ayudas que el Programa MOVIES III pudiera conceder? ¿Será mejor esperar a que los automóviles puedan utilizar el Hidrógeno verde que comentan? ¿Las opciones que el Gobierno pueda aprobar para contener esa escalada de precios será suficiente para que los usuarios se decidan por comprar coches eléctricos?

Si compro un coche eléctrico, ¿tendremos suficientes estaciones de recarga, públicas o privadas, para nuestros desplazamientos? ¿Qué pasará con la eliminación posterior de las baterías? Para estas y otras muchas preguntas, necesitamos saber una respuesta para poder seguir animando a nuestros administrados a comprar coches eléctricos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Aprobada la instalación de repartidores de costes de calefacción. ¿Y ahora qué?

Convenio Laboral Empleados Fincas Urbanas

HACIENDO AMIGOS...