Buscar este blog

domingo, 10 de diciembre de 2017

¿Podría ser publicidad engañosa?

Desde hace dos años, cuando se acerca la temporada de calefacción, aparecen en televisión unos anuncios muy sugerentes para los propietarios de viviendas constituidas en Comunidades de Propietarios.

Anuncios como: "Pague sólo la calefacción que Ud. consuma" o "¿porqué va a pagar a su vecino la calefacción que él consuma?'", vienen siendo habituales. Siendo su finalidad que se instalen los llamados repartidores de costo de calefacción en los radiadores de las viviendas para que, por diferencia entre la temperatura de la habitación y la del radiador, nos den una cifra que multiplicada por un coeficiente, nos proporciona el consumo de calorías de ese radiador

Y algunos nos preguntamos, ¿es eso cierto o podría tratarse de una publicidad engañosa?, motivada entre otras cosas por un interés comercial. - No olvidemos que en unos mis artículos valoraba la implantación de los repartidores de costo de calefacción y todo lo que conlleva, como las válvulas con cabezal termostáticos, bombas de caudal variable  y equilibrado de las instalaciones, en un montante no menor de doscientos cincuenta millones de euros.

¿Por qué digo esto?, sencillamente porque no es del todo cierta la publicidad que se emite. Y luego nos llaman algunos propietarios a los Administradores de Fincas, enfadados porque se les cobra por la calefacción unas cantidades adicionales a los consumos que, según la empresa lectora, corresponden a los radiadores de sus viviendas. 

En un edificio con calefacción centralizada, con una distribución  por columnas de montantes verticales, no es posible instalar un sólo contador que mida la energía que entra en cada una de las viviendas. Por lo tanto la solución para saber el consumo de calefacción de una vivienda de estas caracterísiricas es instalar unos calorímetros, también llamados repartidores de costo de calefacción. Los cuales no serían suficientes para reducir el consumo de calefacción, si no se dota a los radiadores de unas válvulas de corte/regulación con cabezal termostático. Pero la solución no termina ahí, porque si varios vecinos cierran varias válvulas de sus radiadores pueden aparecer unos fuertes ruidos en la instalación que obliga a instalar unas bombas de caudal variable y a realizar un equilibrado de la instalación general.

Y no se dice toda la verdad en los anuncios televisivos, porque los costos de la calefacción para estos edificios con calefacción centralizada, con una distribución  por columnas de montantes verticales, hay que dividirlos en dos conceptos:
  • Costos fijos, que varían entre el 30% y el 50% del total de costo de calefacción -que se seguirán pagando igual que antes de poner los repartidores, por coeficiente de propiedad o por la suma  de elementos de los radiadores que tiene cada vivienda-
  • Costos variables, varían entre el 70% y el 50% del total de costo de calefacción -dependiendo del tanto por ciento anterior. 
La mayoría de los técnicos y nosotros los Administradores de  Fincas, consideramos que se deben considerar como costes fijos los siguientes:  el mantenimiento de la instalación, si existe el teléfono para la instalación, las averías y reparaciones, las nuevas instalaciones, y todos aquellos gastos que puedan asimilarse a los mencionados, además del 30% al 50%, o el porcentaje que se fije por la Comunidad, del total del combustible que se consuma en cada ejercicio anual.

Como costes variables podemos considerar: del 70% al 50%, o el porcentaje que se fije por la Comunidad, del total del combustible que se consuma en cada ejercicio anual. Este gasto será pagado según los consumos que cada propietario realice en su vivienda, usando el servicio de calefacción, y que se determinará en función de las lecturas que marquen los repartidores de costes instalados en los radiadores de cada una de las viviendas. Este gasto se liquidará al final de cada ejercicio a cada propietario, según su consumo real determinado por los repartidores de costes, resultado de las lecturas efectuadas, o mediante recibos emitidos periódicamente por la empresa que realiza las lecturas.

En esos anuncios publicitarios no se dice toda la verdad, porque cada propietario, del costo total de la calefacción, sólo va a pagar si se instalan los calorímetros o repartidores de gastos, como ya se ha dicho, entre el 70% y el 50% del total del costo de la calefacción del edificio.

Además tampoco se suele decir que a los costos de la instalación de los calorímetros o repartidores de costo, hay que añadir los derivados de las válvulas con cabezal termostáticos, las bombas de caudal variable (caras), el equilibrado de la instalación y lo que cobran las empresas de lecturas por lecturas, conservación y emisión de recibos, en su caso.

Pero, como se suele decir, la pregunta del millón es: ¿quién financia estas campañas publicitarias? 

Se podría decir que sólo hay tres posibles financiadores:
  • Los propietarios de las viviendas.
  • La Dirección General de Industria, Energía y Minas.
  • Otros.
Los propietarios: No parece que sean ellos y que se anuncien y paguen por algo que, de hacerlo, les va suponer otras derramas adicionales. Tampoco existe actualmente quién les pueda representar a todos. Podrían ser sus representantes los Administradores de Fincas colegiados y en representación de todos ellos el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid , Pero me consta que el Colegio no ha patrocinado estas campañas. ¿Podrían ser los usuarios los patrocinadores de las campañas de publicidad?

La Dirección General de Industria, Energía y Minas: Tampoco parece que sean ellos, cuando en una jornada celebrada el pasado 24 de octubre para informar que estaban preparando un decreto para que sea obligatoria la instalación de los repartidores de costes en la Comunidad de Madrid, uno de sus representantes nos informó que van a realizar unas campañas publicitarias para que los ciudadanos estén informados -supongo que será porque el Gobierno aún no ha aprobado el artículo 14 de la Directiva Europea que lo hace obligatoria, aunque si al final el Gobierno aprueba  su obligatoriedad y lo hace con unos condicionantes distintos a los que se aprueben en ese decreto, los Administradores de Fincas colegiados nos volveremos a quedar, como ya ha ocurrido otras veces... "con donde las espaldas pierden su honesto nombre" al aire-. ¿Podría ser la Dirección General de Industría, Energía y Minas de la comunidad de Madrid la patrocinadora de las campañas de publicidad?

Sólo nos quedan, otros: Estarían incluidos, presuntamente, los fabricantes de estos mecanismos, los instaladores y las empresas que realizan las lecturas y mantenimiento a partir de su instalación. ¿Presuntamente pueden ser ellos o sus asociaciones los que financian las campañas publicitarias? ... que el lector juzgue quién puede estar financiando las campañas publicitarias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario