¿Nieve en mi tejado?

Son las ocho y media de un día de mediados del mes de junio de 1989. Voy conduciendo en mi coche por la autovía A-6, con dirección a la localidad de Arévalo (Avila). Me acompañan dos compañeros de trabajo, uno especialista en instalaciones eléctricas y el otro en instalaciones de fontaneria y calefacción. Los tres trabajamos como funcionarios del Organismo Oficial SNT, Servicio Nacional del Trigo. Ellos, cada uno en su especialidad, para el mantenimiento y conservación de los edificios de la Dirección General de Madrid. Yo, como Aparejador, estoy encargado de la conservación y mantenimiento de todos los edificios del SNT, tanto de la Dirección General de Madrid como los de todas las Jefaturas Provinciales de España.

Soy el encargado de la rehabilitación y mantenimiento del Castillo de Arévalo, que es propiedad del SNT y en cuyo interior se construyó un pequeño silo de almacenamiento de cereales y unas dependencias destinadas a almacenamiento de sacos costaleros vacíos para el transporte de los cereales y su reparación. También existe una vivienda en un patio interior, para el jefe de ese silo.

Desde hace varios años, se han suprimido esos cometidos del Castillo/Silo y en la actualidad me encargo de la transformación, adecuación e instalación de las dependencias existentes en un gran salón, que se puede destinar para conferencias o comedor, y en varios dormitorios con sus correspondientes aseos. 

Aprovechando que se tiene que reparar toda la cubierta de la Torre del Homenaje, he propuesto y me han aceptado, que un museo de espigas con múltiples variedades de cereales que existía en la Dirección General de Madrid, y al que no se le encontraba destino, pues era necesario sustituir el espacio que ocupaba en el edificio de la Dirección General para un laboratorio, me lo he lleve al Castillo de Arévalo. 

Como las vitrinas del museo no caben por la escalera de la Torre del Homenaje, que es de caracol, se ha abierto un hueco en el forjado de la cubierta y con la grúa de las obras se han introducido para instalarlas en la última planta y cuyas obras ya han finalizado.

El motivo de nuestro viaje no tiene nada que ver con las obras de conservación que están finalizadas. Es distinto:

En 1989 España hace tres años que ha entrado a formar parte de la Unión Europea, que la forman 12 países, y en el primer semestre de 1989 asume por primera vez el Gobierno de España la presidencia europea. El presidente del Gobierno socialista, D. Felipe Gonzalez, ha comunicado a la Dirección General del SNT, sus deseos de celebrar en las dependencias del Castillo de Arévalo, durante los días 26 y 27 de junio, alguna de las reuniones con los líderes de los países miembros. -En dichas reuniones se trató la creación de la Unión Económica y Monetaria-.

Debido a ello, nos dirigimos para comprobar que todas las instalaciones del Castillo y sus anexos funcionan correctamente y no existe ningún inconveniente para la celebración de las reuniones que se estimen oportunas, como así sucedió.

Pero el viaje de ida no fue tan tranquilo como imaginábamos a mediados de un mes de junio. El día había amanecido con un cielo plomizo. Y aunque no llovía, a la altura de la localidad de Adanero comenzó a caer una nevada tremenda, hasta el punto que casi no se podía circular y terminamos con todos los coches parados en la Autovía y a la espera de que las máquinas quitanieves nos facilitarán el paso - creo que casi nadie llevábamos cadenas en los coches y menos en junio-

Estuvimos así varias horas, y en la primer hora vimos cómo un helicóptero descendía un poco más delante nuestra y "rescataban" a una persona que iba en un  coche oficial. -Supongo que se dirigía a alguna reunión importante en alguna parte y no podía esperar como nosotros-

Este recuerdo, me ha venido a la memoria, y se debe a que hace unas semanas he participado en una jornada técnica organizada por CEPREVEN en colaboración con CASER SEGUROS, con el título de: "Guía Europea para la Gestión de Carga de Nieve en Tejados". -Esa carga de nieve en los tejados, puede ocurrir hasta en el mes de junio-

La jornada fue muy interesante e impartida por D. Miguel Vidueira  (Director Técnico de CEPREVEN), Don Luis Soriano (Inspector Adjunto Operativo del Cuerpo de Bombero del Ayuntamiento de Madrid, y que participó en la gran nevada del 8 y 9 de enero del 2021 en la Capital -la célebre FILOMENA-) y D. Ramón Nadal (Director de Seguros Generales de CASER SEGUROS).

La jornada fue abierta por D. Jon Michelena, Director General de Cepreven, que nos relató los principales objetivos del documento que se va a tratar en la reunión, y que fundamentalmente se refieren a la difusión a nivel europeo de las mejores prácticas aplicadas a la gestión de la carga de nieve en los tejados, que está produciendo múltiples daños en edificios de toda Europa.

Aunque D. Ramón Nadal fue el último de los ponentes en intervenir, sus palabras son las que mejor nos pueden introducir en toda la información de la jornada:

  • Entre las principales consecuencias del cambio climático se evidencia la proliferación de eventos extremos con mayor recurrencia e intensidad que la esperable en tiempos anteriores, 
  • Los efectos causados por la borrasca Filomena a principios de 2021 han devuelto al primer plano la vulnerabilidad de los edificios frente a los efectos de nevadas importantes.
  • Esto debe provocar una reflexión profunda acerca de la protección ofrecida por los edificios y los aspectos que deben ser objeto  de especial atención en su diseño, ejecución, mantenimiento y control.
  • La evolución normativa ha incorporado al diseño cada vez más situaciones, factores de riesgo climático y meteorológico, condiciones de contorno, configuración de las envolventes , o pesos específicos de la nieve.
  • Tampoco pueden preverse, en los proyectos, algunas modificaciones que pueden producirse durante la vida de los edificios, como por ejemplo la instalación de ventanas, accesorios o instalaciones tales como pararrayos, aparatos de climatización o paneles solares térmicos y fotovoltaicos.
  • Quedan, de este modo, aspectos que no se citan en dichas normas, que son propios de la fase de explotación y que afectan a la seguridad de las personas, tales como la vigilancia, mantenimiento y limpieza de accesorios tales como canalones, sumideros , aleros ante la formación de hielo o de nieve húmeda.
  • Todo lo anterior ha  causado y seguirá provocando impactos en forma de daños materiales, en las personas, o en perjuicio de otros tipos, que muchas veces no siempre están adecuadamente protegidos por sus coberturas aseguradoras.
  • Hay una creciente e inaplazable necesidad de concienciar a los distintos agentes de la edificación, y en particular a usuarios y propietarios, en la medida en que se ven afectados y son responsables del correcto mantenimiento y conservación de los edificios, ante posibles nevadas.
D. MIguel Vidueira  (Director Técnico de CEPREVEN), se encargó en su ponencia de informarnos y comentarnos los "Objetivos de la Guía Europea para la Gestión de Carga de Nieve en Tejados".

El ponente nos informó de algunos aspectos de las nevadas, resaltando que la nieve fresca y la carga de nieve eran las causantes del colapso de los tejados. Dándonos algunos cifras estadísticas:
  • La precipitación media de nieve en Madrid es de 5 mm.
  • La precipitación media de nieve en Burgos es de 35 mm.
  • Nevadas históricas en Madrid han sido de:
    • El 4 de febrero de 1963 de 15 cm.
    • El 8 de marzo de 1971 de 30 cm.
    • El 8 y 9 de enero de 2021 de 50 cm (la célebre Filomena)
También nos aclaró algunos conceptos fundamentales:
  • La carga de nieve es la fuerza descendente sobre el tejado de un edificio debida al peso de la nieve y el hielo acumulado, incluso el granizo
    • La nieve ligera y esponjosa tiene un peso muy bajo
    • La nieve compactada tiene un peso mayor
    • La nieve cargada de humedad es muy pesada
  • La nieve húmeda tiende a compactarse y por la noche se hiela. El hielo tiene gran densidad (más peso en menor espesor). 
  • La retirada de la nieve húmeda deber ser la máxima prioridad.
Seguidamente pasó a comentar lo que la Guía recomienda para el mantenimiento de los tejados, antes, durante y después de una nevada. Puntos que nos afectan directamente a los Administradores de Fincas colegiados, bien como propietarios, o como Administradores de esos edificios.

a) Antes del invierno: Como el peso de la nieve y el hielo pueden llegar a sobrecargar un tejado por encima de los cálculos de diseño y provocar su colapso (sin tener en cuenta la antigüedad del edificios, ni los aparatos que hayamos podido instalar posteriormente), es conveniente tener en cuenta lo siguiente:
  • Deberemos saber la carga de nieve que puede soportar nuestro edificio con seguridad. El peso específico de la nieve pede variar entre 50 y 400 kg/m3 y aumentar más por la formación de nieve.
  • Si se han añadido elementos al tejado, posteriormente a su construcción y a lo largo de los años, deberemos considerar su peso para disminuir la carga de nieve que puede soportar.
  • También al calcular la carga de nieve máxima que puede soportar nuestro tejado debemos considerar la carga adicional de personas y equipos para la retirada de la nieve.
  • Debemos evitar las condiciones que dan lugar a presas de hielo (obstáculos que impiden la evacuación hacia los canalones y/o aleros.
  • Se deberá revisar si el tejado tiene algún tipo de membrana impermeabilizante debajo de las tejas que impida que el agua se filtre al interior, y en su caso proceder a su reparación.
  • Revisar el tejado, al menos una vez al año, poniendo especial cuidado en los canalones, y lima hoyas por si estuvieran obstruidos. La acumulación de hielo en los aleros es uno de los factores que contribuyen al colapso de los tejados.
  • Se deberán realizar las operaciones de retirada de nieve siempre que sea segura y mejor utilizando rastrillo con mango largo que palas, o haciendo un surco en el hielo para que el agua drene.
  • Comprobar que el acceso al tejado es seguro, incluido s los espacios necesarios y los lugares de trabajo para la retirada de la nieve. Si no son muy altos los edificios se consigue mejor desde una escalera, aunque a veces tendremos que utilizar un andamio en la fachada.
  • Si el tejado es muy grande deberemos tener previsto la acumulación y retirada de la nieve que se retira del tejado para su transporte.
b) Después de la nevada: Es importante tener en cuenta:
  • Comprobar visualmente los daños que se hayan podido originar.
  • Si se va a quitar la nieve personalmente, es conveniente realizar estos trabajos acompañado por si se produce algún accidente.
  • Retirar la nieve sin raspar el tejado, es conveniente retirarla dejando un par de centímetros. Si se rasca para dejarlo totalmente limpio podemos dañarlo y reducir su vida útil.
  • Tener cuidado donde depositamos la nieve retirada para no obstruir ni tapar salida del edificio, tapar llaves de paso, bocas de riego, o que se produzcan filtraciones hacia el edificio.
  • Debemos desprender los carámbanos de forma segura y si no es posible, señalizarlos para que no se pase por debajo. 
  • Para retirar la nieve y el hielo, es conveniente comenzar por el borde y trabajar hacia el interior del tejado con movimientos descendentes.
  • Si se oyen crujidos inusuales, chasquidos o reventones, salid del edificio inmediatamente.
  • Si el edificio es alto, como el de una Comunidad de Propietarios, lo recomendable es contratar a una empresa profesional que disponga de un seguro adecuado y nos de referencias.
c) Gestiones con el seguro:
  • Comprobar que el seguro de nuestro edificio cubre la averías del tejado o del edificio debido a la carga de nieve.
  • Comprobar que el contenido de las viviendas está asegurado también.
  • Comunicar enseguida a nuestra Compañía de seguros los daños y las reclamaciones que se hayan podido producir.
Don Luis Soriano (Inspector Adjunto Operativo del Cuerpo de Bombero del Ayuntamiento de Madrid), nos comentó las incidencias y las prioridades principales de la gran nevada en Madrid el 8 de enero de 2021. Siendo las prioridades del Cuerpo de Bomberos, después de la nevada, la atención a la población y las personas vulnerables, mediante el reparto de mantas, estufas y alimentación. Igualmente la generación de corriente eléctrica en aquellos casos en que esta se viera afectada e interrumpida.

En resumen las prioridades se podrían resumir en las siguientes:
  • Atención a las personas en situación de riesgo.
  • Eliminación de riesgos graves como: nieve acumulada en la vía pública o edificios, arboles caídos en la vía pública, etc.
  • Restablecer los servicios básicos como: obstrucciones en vía pública, apertura de accesos a hospitales, centros de salud, intercambiadores, etc.
Una jornada muy interesante y unas recomendaciones importantes a tener en cuenta, principalmente por nuestro colectivo de Administradores de fincas colegiados, porque aunque en Madrid capital las nevadas no suelen ser muy abundantes, en algunas zonas de España si lo son. Pero sobretodo que ahora, con el cambio climático, todo es posible. Máxime si me acuerdo de aquel día de finales de junio de 1989.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aprobada la instalación de repartidores de costes de calefacción. ¿Y ahora qué?

¿Administrador de Fincas colegiado = Agente rehabilitador/gestor?

Responsabilidades de las Comunidades de Propietarios por la ejecución de obras