La factura de la luz: inconvenientes y ventajas para una Comunidad de Propietarios.

El día 1 de junio del 2021 han entrado en vigor las nuevas tarifas eléctricas publicadas el 16 de enero de 2020  en el B.O.E. bajo la Circular 3/2020. En la mencionada Circular, la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) establece la nueva metodología de cálculo para los peajes de transporte y distribución de electricidad, así como las nuevas estructuras tarifarias para el mercado español.  

Aunque los medios de comunicación, y los usuarios en general, se están refiriendo a ella como la reforma del mal llamado "recibo de la luz", puesto que su nombre debería ser: factura del gasto de consumo de electricidad e impuestos añadidos que la encarecen.

Las nuevas tarifas del recibo de la luz reducirán el coste de la parte fija de la factura y presumiblemente se conseguirá que la parte  variable tenga mayor influencia en la factura del que tiene actualmente.

Estos cambios sólo afectarán a los usuarios que tengan contrato con el Mercado regulado, que son la mayoría, puesto que los que contrataron con  el Mercado Libre no se van a ver afectados, ya que pagan por una tarifa que contrataron fija y es anualmente revisada.

Los consumidores acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) que tengan contratada una potencia menor de 15 KW, tendrán tres periodos de precios de la energía que consuman, por lo que será interesante tener en cuenta no solo cuánto se consume, sino cuándo se consume, y a qué hora. 

Según el Gobierno este nuevo cambio tarifario se realiza para fomentar el ahorro energético, el autoconsumo, la eficiencia energética y el uso del vehículo eléctrico. Aunque hay muchos consumidores que se están quejando, unos por tener negocios que sus horarios son inamovibles, y otros porque se tienen que volver noctámbulos. El cambio afecta a los peajes de acceso al sector eléctrico que ahora se cambia por dos nuevos conceptos: 

  • Uno que fijará la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC), los peajes de transporte y distribución de la energía eléctrica.
  • El otro, que lo fijará el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico,  que corresponde a los cargos del sistema eléctrico con los que al parecer se financiarán los costes del sistema.
Lo importante para el usuario doméstico, nuestros administrados en su gran mayoría,  siempre que estén acogidos al Mercado regulado y contratada una potencia menor de 10 KW, es tener en cuenta los tres tramos horarios que van a influirle en su factura: Punta, Llano y Valle, puesto que tienen precios distintos la energía que consuman. Si se tienen contratada una potencia mayor de 10 KW solo se podrá contratar tarifas del Mercado libre.
  • Horas punta: Comprendidas entre las 10,00 a las 14,00 horas y las 18,00 a las 22,00 horas. Es el más caro por peajes y costes.
  • Horas llanas: Comprendidas entre las 8,00 a las 10,00 horas y las 14,00 a las 18,00 horas . Es el de un coste intermedio.
  • Horas valle: Comprendidas entre las 0,00 a las 8,00 horas y durante todas las horas de los fines de semana (sábados y domingos) y festivos. 
 Se permite contratar dos potencias diferentes a lo largo del día, una para las horas puntas y llanas, y la otra para las valle, a fin de que se contrate la potencia más conveniente para el usuario y en horas que permitan la recarga de vehículos eléctricos. 

Otros impuestos y gastos que aparecerán en la nueva factura son:
  • Impuesto de la electricidad: Un impuesto especial del 5,11%  sobre la potencia y el consumo. Al parecer el Gobierno lo dedicará para incrementar las energías alternativas.
  • Alquiler del contador: El contador eléctrico es propiedad de la Compañía distribuidora que lo alquila entre 0,5 € y 1,15 € mensuales.
  • El IVA: Se aplica a toda la factura el 21%

Digan lo que digan, y quieran que se crean los usuarios, la realidad es que esta modificación del recibo de la luz es una subida más del coste de la energía eléctrica que se consume. Que además, pretende crear una modificación de los hábitos de uso de los usuarios,  en muchos caso imposibles de cumplir, y  que va a dar origen a múltiples problemas de convivencia en nuestras Comunidades de Propietarios.

Con lo fácil que habría sido reducir el IVA que se aplica al 10% y el ahorro sería mucho mayor. Pero claro, hace falta recaudar euros sea como sea.  

Veamos una secuencia que se va a reproducir en muchas de nuestras Comunidades de Propietarios:

Es la una de la madrugada de un lunes cualquiera, posterior al 1 de junio del año 2021, en una Comunidad de Propietarios de Madrid. Desde hace un rato se encuentran encendidas las luces de las cocinas de varias viviendas que dan al patio comunitario. Patio interior de un edificio de cinco plantas,  con cuatro viviendas por plantas, con ventanas todas ellas al mismo patio.

De pronto se abre la ventana del piso 3º A, y D. Carlos se dispone a tender la ropa de la colada que acaba de realizar. Casi simultáneamente se abre la del 2º C y Dª  María, va a realizar la misma operación de tender su ropa recién lavada. 

Se produce la siguiente conversación entre ambos:

D.  Carlos: - María hacia tiempo que no te veía, ¿como estáis, todos bien? -

Dª. María: - Sí, gracias a Dios, todos bien, Carlos. Al parecer ahora no vamos a ver más tendiendo la ropa en el patio que en el portal de la finca. -

 D. Carlos: - Eso parece, porque yo no puedo hacerlo los fines de semana porque me voy fuera de Madrid. -

Se abre la ventana del 4º D y la señorita Pilar se une a la conversación.

 Pilar: - Buena noches vecinos, parece que hemos cogido el mismo horario. -

D. Carlos: - Y que lo digas. -

De pronto se oye una voz fuerte y enfadada: - ¿Por qué no habláis bajito, o mejor, os calláis? Me habéis despertado y algunos tenemos que madrugar para ir al trabajo. -

Los tres copropietarios que hablaban, casi al unísono: - Mejor hacemos nuestro cometido en silencio. Ya hablaremos en otro momento. -

Se ponen a tender la ropa y lo que se oye a hora es una música casi celestial: - ¡¡¡RAS, RAS RAS!!!, - que producen las cuerdas de tender, al desplazarse por las ruedas de los tendederos que están casi oxidadas.

D. Carlos: - Perdona, el que estaba enfadado, para la próxima vez echaremos lubricante a las ruedas de los tendederos para que no hagan ruido.-

Al día siguiente, piden al Presidente que convoque una Junta extraordinaria para ver de programar un día por semana para el tendido de la ropa y realizar las operaciones en silencio, para molestar lo menos posible a los que tienen que dormir.

Hasta aquí las molestias, las ventajas vienen después.

 El Presidente dice que hablara con el Administrador/a para ver la mejor forma de celebrar la junta solicitada. Pero Dª María (2ºC) no le deja terminar. Diciendo -veréis lo que se me acaba de ocurrir:-

-Como todas las viviendas tenemos alguna ventana al patio comunero, propongo que hagamos la reunión presencial "vía patio". Cada uno en una ventana de su casa y solamente tenemos que invitar a nuestro querido/a Administrador/a, para que asista desde una ventana de la casa del Sr.Presidente o de cualquier otro copropietario. Con eso nos ahorramos el tener que contratar algún local, puesto que la finca no tiene terraza, que es una cubierta de tejas, además nos ahorramos tener que asistir todos con las mascarillas. ¿Qué os Parece? -

-Aprobado por unanimidad a resulta de confirmarlo en la próxima junta. - (Si en la planta baja existen locales en lugar de vivienda solo hay que invitarles a asistir, como al Administrador/a, desde una ventana de una vivienda).

Comentarios

  1. Jajaja, perdona que me ría compañero pero esto parece los comentarios de la rue del percebe nº 13 de Francisco Ibañez. Cuanta razón tienes y además dicho con la sorna de un español apreciado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Miguel. De vez en cuando hay que dar un toque de humor para no llorar, al comprobar que presumiblemente nos quieren tomar por tontos a los usuarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Convenio Laboral Empleados Fincas Urbanas

Aprobada la instalación de repartidores de costes de calefacción. ¿Y ahora qué?

HACIENDO AMIGOS...