Buscar este blog

jueves, 23 de junio de 2016

El Dtor Gral de la Vivienda y Rehabilitación de la CAM recomienda a las Comunidades de Propietarios ante las Entidades Bancarias

En  la última Mesa Redonda del III Congreso de Edificios de Energía Casi Nula, bajo el título "El mercado de los edificios de Consumo de Energía casi Nulo en España. Oportunidades para los diversos sectores implicados", en su intervención, el representante de Suma Capital, D. Rupert Unzué, comentaba la dificultad con las que a veces se encontraban  las entidades financieras para la concesión de créditos a las Empresas. Debido a la dificultad que, a veces, tenían algunas de ellas a comprometerse a firmar contratos al plazo de 5 ó 7 años, puesto que no sabían como iba a estar la Empresa entonces. 

Entre las conclusiones de la Mesa se destacaba la necesidad de información a los usuarios para que demanden este tipo de viviendas, puesto que les aportará  confort y salud. Igualmente se comentaba que una de las barreras para impulsar la construcción y/o rehabilitación era la económica, a lo que ayudarían las subvenciones y los préstamos. 

En la clausura del III Congreso, el Director General de la vivienda y Rehabilitación de la Comunidad Autónoma de Madrid, D. José María García Gómez, ha manifestado que en todo este proceso de conseguir edificios de energía casi nula, las Comunidades de Propietarios son los convidados de piedra.

Recomendaba a las entidades financieras que tuvieran en cuenta que las Comunidades de Propietarios son muy buenos pagadores, que el riesgo en los créditos que se les concedan es menor que a muchas de la Empresas, puesto que no van a cambiar ni de uso, ni destino.

Por otra parte, el Estado no puede asumir el costo de la rehabilitación de los edificios de propiedad privada, y son sus propietarios, las Comunidades de Propietarios, las que tienen que asumirlo.

Que si, a pesar de no tener capacidad jurídica, las entidades financieras se plantean darles créditos para las obras de rehabilitación y eficiencia energética, seguro que la reforma de los edificios se incrementará.

Palabras que yo, Administrador de Fincas colegiado, como único asistente del colectivo, creo, no pude menos que aplaudir. Dándome las gracias en medio de su intervención.

Considero que estas palabras suyas y recomendaciones, desde el Colegio y el colectivo, debemos difundirla debidamente para que las Entidades Bancarias comiencen a aplicarlas y nos sea más fácil que nuestras Comunidades y  nuestros administrados  cumplan con todas las normativas, que en materia de accesibilidad, rehabilitación y eficiencia energética tienen y tenemos por delante. 

Confío en que la Comunidad de Madrid, a partir de ahora, comprenda que no sólo las Comunidades de Propietarios son buenos pagadores, como para recomendarlas, si no que también los Administradores de Fincas colegiados, que somos los representantes de los usuarios que viven en esas Comunidades, también podemos ser sus mejores aliados para llevar a cabo todos los planes que se propongan, siempre que cuenten con nosotros desde el primer momento, sin intermediarios. 

Que con la CAM vamos a colaborar y asesorar, además de informar a los usuarios de la mejor manera para convencerles de la aplicación de esos planes, leyes o decretos. Pero siempre teniendo presente que vamos a defender los intereses de nuestros administrados.

En uno de mis artículos "¿Subvenciones para todos?, ¿hay dinero suficiente?",  ya informaba que  D. José María Ezquiaga, Decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, manifestaba a nuestra revista:
"no se puede trasladar al Ayuntamiento el coste de las ITEs ya que se trata de inmuebles particulares.", coincidiendo con lo manifestado por el Sr. Director General.

Y yo escribía: creo que si se quiere impulsar la rehabilitación edificatoria y la mejora de la eficiencia energética, al no existir dinero para subvencionar todos los edificios, se deberían proporcionar préstamos a interés cero, o casi y a diez o doce años de amortización. Y las subvenciones sólo para propietarios que demuestren su vulnerabilidad económica e inscribiéndola en el Registro de la Propiedad, como una carga, a devolver en el momento de la venta del piso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario